Serum capilar natural: Diferencia entre serum y aceite

Serum capilar

El serum y el aceite capilar son dos productos ampliamente conocidos en el mundo de la cosmética natural, especialmente si nos referimos a productos para el cabello seco. En este artículo, profundizaremos un poco más sobre qué diferencias hay entre un producto y otro, y cuáles son sus peculiaridades. ¡Adelante!

Estructura del tallo capilar

Insertado en el folículo pilosebáceo, se encuentra el tallo capilar, que es la parte visible. El tallo capilar sale al exterior y es lo que también denominamos cabello. Es fundamental conocer qué estructuras lo conforman para poder entenderlo mejor y, por tanto, poder conocer qué tipos de cabellos hay, por qué se caracterizan y qué tipo de productos necesita cada uno de ellos.

Así pues, el tallo capilar está formado por las tres estructuras siguientes (desde la más interna a la más externa):

  • Médula: está situada en el centro del tallo capilar.
  • Córtex o corteza: es la estructura que constituye la mayor parte del tallo piloso queratinizado y es donde se encuentra la parte del color de cabello. Aquí es donde tendrán lugar los cambios cosméticos de color y forma temporales, semipermanente y permanentes. La disposición de las fibras se encarga de proporcionar algunas de las propiedades fisicoquímicas del cabello.
  • Cutícula: se trata del recubrimiento protector del cabello y es una estructura transparente. Normalmente, hay entre 2 y 10 capas cuticulares, las cuales varían en función del grosor del pelo. Estas capas se disponen de manera solapada entre sí.
El tallo capilar está formado por tres capas: médula, córtex y cutícula. Clic para tuitear

Conocer esta estructura del tallo capilar es fundamental para poder formular productos capilares naturales adecuados a las necesidades específicas de cada tipo de cabello. En nuestro curso de Formulación de cosmética capilar natural te enseñaremos más en profundidad todo lo que necesitas saber sobre ello.

Pelo seco: ¿qué es y a qué se debe?

Uno de los principales tipos de cabello con los que nos encontramos es el seco; es decir, un pelo al que le falta brillo, que es áspero al tacto, que se rompe con facilidad, y que tiende a tener las puntas abiertas. Todo esto a simple vista.

Pero, si nos centramos en cómo es la estructura del tallo capilar de un cabello tipo seco, entonces veremos que tiene una cutícula con las células más separadas entre sí. Esto hace que el cabello sea más poroso y más frágil, por lo que se vuelve mucho más vulnerable a las agresiones externas, tales como el sol y la humedad. Para ver el estado de la cutícula, es necesario observar el cabello en un microscopio electrónico. Aunque personal experimentado pueda ver ciertas señales de fragilidad de la estructura a simple vista o microscopio normal.

Serum capilar

¿Y qué puede causar la aparición del cabello seco? Pues hay dos grupos de posibles causas: intrínsecas y extrínsecas. En estas últimas incluimos las causas ambientales, el abuso de productos deslipidizantes, secadores o planchas de pelo, los tratamientos de color muy agresivos… Por ello, es necesario reducir la exposición a estos factores del exposoma e ir introduciendo en la rutina productos destinados al tratamiento del cabello seco.

Cosméticos de tratamiento para el cabello seco

La recuperación del cabello seco pasa, en parte, por la utilización de productos adecuados para este tipo de cabello, que ayuden a reponer el CMC (cell membrane complex). Dicho de otra forma, introducir productos que unan de nuevo las células de la cutícula. Es una estrategia parecida a la que podemos usar para restablecer el cemento intercorneocitario del estrato córneo cutáneo, en el tratamiento de piel seca. Tal y como te contaremos en nuestros cursos de cosmética natural, para ello se pueden formular productos con componentes grasos.

El cabello seco tiene falta de brillo, es áspero al tacto, se rompe con facilidad y tiende a tener las puntas abiertas. Al ser más frágil y poroso, es más vulnerable a factores externos. Clic para tuitear

Es importante que tengas en cuenta que el tallo capilar no dispone de la capacidad de autorreparación, ya que se trata de una fibra muerta que está compuesta, básicamente, por proteínas. Si esta fibra se daña, se abren las cutículas y se ve afectado el tallo capilar. Por lo tanto, es fundamental contar con la ayuda de estos cosméticos específicos.

Tipos de productos para cabello seco

Actualmente, en el mercado se pueden encontrar diversos tipos de productos para cabello seco, cada uno de los cuales tiene una formulación diferente, así como unos objetivos específicos diversos.

A grandes rasgos, a la hora de formular productos para cabello seco, podemos centrarnos en:

Serum capilar y aceite

Los serums y aceites, como te hemos nombrado al principio del texto, son productos especialmente interesantes si lo que queremos es reparar el cabello seco y dañado. Este tipo de productos está especialmente diseñado para reparar la cutícula, aplicándolos de medios a puntas.

Si estos serums o aceites incluyen en su formulación más activos nutritivos, entonces hablaremos de productos para hidratar y nutrir el cabello. También es posible encontrar aceites para la protección solar o serums para proteger del calor.

Mascarillas y bálsamos capilares

Cuando hablamos de mascarillas capilares hacemos referencia a emulsiones poco fluidas que suelen estar formuladas con una gran cantidad de tensioactivos catiónicos y lípidos untuosos. Estas mascarillas pueden usarse de dos formas. Antes de lavar, y deben dejarse actuar entre 20 y 30 minutos y posteriormente enjuaguar y lavar. O bien  pueden utilizarse con el pelo húmedo, antes del último aclarado.

Los bálsamos capilares suelen tener un componente oleoso mayor. En cuanto al aspecto, es una consistencia menos densa que la mascarilla capilar.

El tiempo de actuación de las mascarillas y bálsamos permite hidratar y reestructurar de manera profunda las fibras capilares, ya que las grasas que contienen sirven como cemento celular.

Serum capilar

¿Qué diferencia hay entre serum y aceite capilar?

Los serums y aceites capilares son productos muy parecidos entre sí, pero ciertamente no son iguales. ¿Y en qué se diferencian? La principal diferencia es que un serum puede estar formulado en base aceite, en base agua emulsionado, sin emulsionar o gelificado, mientras que el aceite siempre será en base aceite.

La principal diferencia entre serum y aceite capilar es que un serum puede estar formulado en base aceite, en base agua emulsionado, sin emulsionar o gelificado, mientras que el aceite siempre será en base aceite. Clic para tuitear

Pero vamos a profundizar un poco más en ambos términos. El serum capilar se trata de un producto cosmético que, por lo general, tiene una composición mucho más concentrada en activos. Este producto tiene como objetivo nutrir el cabello y evitar, por ejemplo, el encrespamiento.

Por su parte, el aceite capilar se trata de un producto que contiene líquidos grasos de origen, en general, vegetal. Los aceites más usados para la formulación de este tipo de productos capilares son el aceite de coco y el aceite de argán.

Productos de inspiración: serum y aceite capilar

Actualmente, se pueden encontrar diversos tipos de aceites y serums capilares, especialmente orientados a la reparación del cabello seco o dañado. ¿Lo mejor? Que muchos de ellos ya contienen formulaciones 100% naturales.

Algunos ejemplos de aceites capilares son:

Algunos ejemplos de serum capilar son:

Serum capilar

Fórmula aceite nutritivo para puntas abiertas

Fase A

• Isoamyl Laurate (Isoamyl Laurate) 40.00%
• Aceite de girasol (Helianthus Annuus Seed Oil) 17.50%
• Aceite de argán (Argania Spinosa Kernel Oil) 12.00%
• Coco-caprylate/caprate (Coco-caprylate/caprate) 12.00%
• Aceite de jojoba (Simmondsia Chinensis Seed Oil) 10.00%
• Aceite abisinia (Crambe Abyssinica Seed Oil)       8.00%
• Vitamina E (Tocopherol)            0.50%

Nota: esta formulación es experimental y puede requerir ajustes para su fabricación final.

Procedimiento
  1. Esteriliza todos los utensilios y la superficie en la que vayas a trabajar.
  2. Pesa los componentes de la Fase A por separado.
  3. Añade los ingredientes uno a uno en el vaso de mezcla. Agita y homogeneiza tras cada adición.

¿Quieres saber más en profundidad sobre cosmética natural? En Mentactiva te invitamos a pasarte por nuestro blog para leer todos los artículos que vamos publicando. También puedes unirte a nuestra newsletter para estar al tanto de todas las novedades.

Y si estás buscando formarte, bien sea sobre formulación, conservación o estabilidad, puedes echarle un vistazo a todos nuestros cursos de cosmética natural.