Arcillas en cosmética natural: origen, tipos, usos y aplicaciones

Seguro que en alguna ocasión habéis oído hablar de las arcillas como ingredientes cosméticos activos, o que incluso habéis adquirido algún producto para uso personal en el que forman parte de su composición. En este blog post vamos a hablar de ellas.

Debido a su origen mineral, la utilización de las arcillas se asocia mayoritariamente a productos de cosmética natural y totalmente sostenible, aunque en algunas ocasiones no es más que un reclamo publicitario de greenwashing.  No obstante, la inclusión de las arcillas como ingredientes cosméticos no es ni mucho menos exclusiva de los productos de cosmética natural, y se pueden encontrar en el mercado formando parte de fórmulas de diferentes tipos de productos no naturales, incluso fuera del contexto de la cosmética y de la dermocosmética. Este hecho se debe, en gran parte, a que las arcillas tienen multitud de propiedades a nivel funcional y técnico, que hace que su uso se pueda extender a diferentes ámbitos de la industria, como el farmacéutico o el dietético.

A continuación, vamos a profundizar en que son las arcillas, veremos para que se utilizan, analizaremos el caso concreto de cuatro de las arcillas más utilizadas, y finalmente veremos una formulación tipo con arcilla verde, para que os animéis a desarrollar vuestras propias creaciones aprovechando las excelentes cualidades que nos proporcionan este tipo de ingredientes.

Sabemos que los tratamientos terapéuticos con arcillas no son del todo nuevos, su utilización se remonta a la prehistoria, dónde ya podrían haberse utilizado con fines terapéuticos, como para la cura de heridas, para calmar las irritaciones, o como un método de limpieza de la piel.  Esto podría deberse, en parte, a  un efecto de mimetismo con los propios animales que  les rodeaban, y que instintivamente ya las usaban también para obtener los efectos anteriormente comentados.

Actualmente, además de utilizarse en los países industrializados en forma de productos cosméticos, las arcillas, debido a sus propiedades dermatológicas, también se utilizan en su forma natural (no comercial) en diferentes comunidades indígenas de manera tradicional. En estas comunidades, cada tipo de arcilla (arcillas verdes, blancas, marrones, amarillas…) puede ser empleada sola o en combinación con diferentes compuestos vegetales y animales, ya sea con fines estéticos, terapéuticos o cosméticos. Los propósitos para el uso cosmético de estas arcillas en estas comunidades indígenas, incluyen: limpiar la piel, protegerla contra la radiación, aclarar la piel y ocultar sus imperfecciones y acentuar la belleza de partes específicas del cuerpo.

Arcillas en cosmética natural

Pero ¿qué es una arcilla?

Una arcilla se define como una roca sedimentaria descompuesta, constituida por agregados de silicatos de aluminio hidratados, procedente de la descomposición de rocas que contienen feldespato. Las arcillas presentan diversas coloraciones según los metales e impurezas que contiene, desde el rojo anaranjado hasta el blanco cuando es pura o lavada. La arcilla se considera un coloide, de partículas extremadamente pequeñas y superficie lisa. El diámetro de las partículas de la arcilla es inferior a 0,0039 mm. Químicamente sería un silicato hidratado de alúmina, y es así como se puede encontrar descrito en algunas composiciones químicas.

Una arcilla se define como una roca sedimentaria descompuesta, constituida por agregados de silicatos de aluminio hidratados, procedente de la descomposición de rocas que contienen feldespato. Clic para tuitear

Las arcillas se caracterizan por adquirir plasticidad cuando se mezclan con agua, propiedad que hace que sean utilizadas para la formulación de mascarillas cosméticas, tanto faciales, como corporales y capilares. Los minerales de la arcilla son filosilicatos de aluminio hidratados y,  dependiendo de si el origen es marino o terrestre, contienen cantidades variables de hierro, magnesio, metales alcalinos, tierras alcalinas y otros cationes que les confieren las propiedades terapéuticas.

De los minerales que contienen, podemos destacar las siguientes propiedades terapéuticas. Dichas propiedades hacen de las arcillas auténticos elixires para la piel y el cabello:

Los minerales arcillosos más utilizados en cosmética natural son la caolinita, el talco, la esmectita (dónde se incluye la hectorita), la illita (o bentonita) y la paligosrkita. Clic para tuitear
  • Magnesio: estimula la actividad celular y la proliferación y síntesis de proteínas como el colágeno y la elastina.
  • Calcio: factor clave para mantener el balance y la permeabilidad celular.
  • Potasio: ayuda a preservar el balance hídrico en la piel y de las células.
  • Zinc: oligoelemento clave para la reparación y el desarrollo de nuevas células y del ADN, actuando a nivel de la matriz extracelular. Refuerza el sistema inmunitario de la piel.
  • Sílice: participa en la reducción de arrugas y de líneas de expresión. Es importante para la formación de colágeno, pelo y uñas. Repara y suaviza la piel.
  • Selenio: protege contra el daño celular y preserva la elasticidad de los tejidos. Al igual que el zinc, contribuye al buen funcionamiento del sistema inmunitario.

Los minerales arcillosos más utilizados en cosmética natural son la caolinita, el talco, la esmectita (dónde se incluye la hectorita), la illita (o bentonita) y la paligosrkita.

Propiedades cosméticas de las arcillas

La propiedades cosméticas de estos minerales están determinadas por sus propiedades físicas y fisicoquímicas, así como por su composición química. Algunas de las propiedades que hay que destacar son: la alta capacidad de adsorción, el gran área superficial específica, la solubilidad en agua, la reactividad frente a ácidos, el alto índice de refracción, la alta capacidad de retención de calor, la opacidad, la baja dureza, la astringencia y la alta reflectancia. Por todas estas propiedades se pueden utilizar tanto como ingredientes activos o como excipientes. Así pues,  las podremos encontrar formando parte de diferentes tipos de formulaciones: mascarillas faciales, corporales y capilares, maquillajes y jabones sólidos, por citar algunos ejemplos. También por su opacidad y astringencia se pueden utilizar en pequeñas cantidades en emulsiones con diferentes fines: productos solares, lociones corporales, champús…

Arcillas en cosmética

Sea cual sea el destino para que el que se utilicen las arcilllas, éstas deberían de cumplir siempre con una serie de requisitos de composición y textura (tamaño de grano, grado de pureza del material, contenido de agua, contenido de los elementos principales y traza, o contaminación microbiana). También son muy importantes las propiedades técnicas de las mismas. Además es fundamental las arcillas estén sometidas  a controles de seguridad y estabilidad que aseguren que su uso no representa ningún riesgo para la salud. Algunos de los parámetros que se consideran relevantes para las arcillas en cosmética natural son: el secado de las mismas de forma natural (al sol), que no estén sometidas a procesos de ionización, que no contengan conservantes, y que proporcionen unos rangos de seguridad muy estrechos en cuanto al contenido de microorganismos potencialmente patógenos, de metales pesados y de otros contaminantes como las dioxinas o los PCB’s.

Es fundamental las arcillas estén sometidas  a controles de seguridad y estabilidad que aseguren que su uso no representa ningún riesgo para la salud. Clic para tuitear

Todas las arcillas tienen la propiedad de adherirse a la piel, protegiéndola totalmente del exterior, a la vez que promueven el intercambio iónico de minerales. Debido a su alta capacidad de adsorción de grasa y toxinas se utilizan de forma generalizada en tratamientos de spa en forma mascarillas en diferentes tratamientos, como por ejemplo:

  • Geoterapia: es una terapia que consiste en aplicar alrededor de 1 cm de diferentes mezclas de arcillas con agua de diferentes procedencias (agua termal, agua marina, agua mineral…).
  • Peloterapia: proceso dónde la arcilla,  junto con el agua, ha sufrido un proceso de maduración, que le proporciona propiedades térmicas con distintos fines terapéuticos (osteoporosis, artritis, atrosis, neuralgias o lesiones deportivas, por poner algunos ejemplos). Este tipo de arcillas se llaman peloides.
  • Parafangos: cuando las arcillas son mezcladas con parafina, estas también adquieren efecto termogénico que se utiliza para diferentes tratamientos estéticos y cosméticos.

Tipos de arcillas en cosmética natural

De todas las arcillas que existen en cosmética, vamos a ver las características principales de cuatro de ellas, prestando especial atención en la arcilla verde.

Arcilla roja

INCI: Illite, kaolinite.

La arcilla roja procede fundamentalmente de polvos de origen volcánico. Su color se debe a su alto contenido en oligisto (o hematita) y a los óxidos de hierro y cobre.

Es de las arcillas más grasas, teniendo menos capacidad absorbente y adsorbente que otras arcillas, como la arcilla verde.

Las aplicaciones principales son: tratamiento para el acné, la celulitis, la cuperosis, la transpiración excesiva, los edemas, la psoriasis o los pruritos. Destaca su acción estimuladora del riego sanguíneo y linfático. En cosmética natural la podremos encontrar en productos tanto para la piel mixta o grasa como para el cabello. Como reseca menos que otras arcillas, como la arcilla verde,  está indicada para las pieles más sensibles.

La arcilla roja (Illite) procede fundamentalmente de polvos de origen volcánico. Su color se debe a su alto contenido en oligisto (o hematita) y a los óxidos de hierro y cobre. Clic para tuitear

Arcilla blanca

INCI: Kaolin.

También conocida como caolín o caolinita. Por su estructura se puede comparar con la arcilla verde, aunque no contiene fósforo, cloro ni zinc. Su color se debe a que es una arcilla lavada por aguas. Aunque tiene un poder menos absorbente que la arcilla verde, tienen la particularidad de contar con pH ácido (alrededor de 5.00). Por su alto contenido en aluminio resulta especialmente útil como cicatrizante.

Se utiliza para la fabricación de mascarillas faciales, corporales y capilares, dónde ejerce un potente efecto seboregulador. Es ideal para pieles secas, sensibles, maduras o apagadas debido a su efecto rejuvenecedor, remineralizante y calmante. También se ha extendido su uso en dentífricos naturales.

La arcilla blanca (Kaolin) se utiliza para la fabricación de mascarillas faciales, corporales y capilares, dónde ejerce un potente efecto seboregulador. Clic para tuitear

Arcilla amarilla

INCI: Illite.

Está formada por partículas muy finas compuestas de óxido de hierro férrico (xantosiderita), que contribuye a su coloración. Esta arcilla es interesante por su alto porcentaje en hierro y su muy bajo o nulo contenido en aluminio. Se considera una arcilla suave, por lo que es adecuada para todo tipo de pieles, incluyendo mixtas, secas y sensibles. Proporciona una limpieza profunda, a la vez que proporciona un efecto saludable y luminosidad a la piel. Se puede utilizar en productos tanto para el cuidado de la piel como para el cuidado del cabello.

Arcilla verde

INCI:Illite. / También se puede encontrar como Montmorillonite o Bentonite.

La arcilla verde, también conocida como illita, debe su color a su alto contenido en óxidos de hierro en forma ferrosa y de magnesio. Según su procedencia (marina o de agua dulce) es más rica en unos u otros oligoelementos. Su pH es aproximadamente de 7.00. También se conoce como arcilla verde francesa o montmorillonita, ya que  su nombre proviene de la localidad de Montmorillon, en Viena. Las propiedades adsorbentes y absorbentes de la arcilla verde hace que funcione como detoxificante, tonificante y reafirmante de la piel, especialmente de las pieles grasas y con problemas específicos. Se suele utilizar para limpiar los poros, exfoliar la piel muerta y promover una piel suave y tersa, atenuando las imperfecciones. Las cualidades más destacables de la arcilla verde son:

La arcilla verde, también conocida como illita, debe su color a su alto contenido en óxidos de hierro en forma ferrosa y de magnesio. Según su procedencia (marina o de agua dulce) es más rica en unos u otros oligoelementos. Clic para tuitear
  • Antiséptica: tiene cierto efecto bactericida.
  • Cicatrizante: por su contenido en sílice, aluminio y zinc regenera los tejidos y suaviza las cicatrices.
  • Absorbente: efecto drenante en infecciones purulentas, absorbe los edemas.
  • Adsorción: ejerce una acción depurativa de toxinas.
  • Reequilibrante /remineralizante: aporta suficientes sales minerales para permitir al organismo recuperar las defensas naturales.
  • Actúa como catalizador de las reacciones enzimáticas (por su riqueza en oligoelementos).
  • Seboreguladora: es capaz de absorber y regular la grasa de pieles con acné, tratar los poros abiertos  o eliminar las espinillas y los puntos negros.

La mascarilla de arcilla verde se puede utilizar para tratamientos anti-estrías, detoxificantes faciales, corporales y capilares, así como para tratamientos revitalizantes, anti-fatiga y seboreguladores.  

Para finalizar este post sobre las arcillas, hemos diseñado en nuestro laboratorio Muttulab una mascarilla facial con efecto purificante. En ella hemos incluido como ingredientes clave la arcilla verde y la espirulina, que es un alga de agua dulce con capacidad remineralizante y detoxificadora, considerada como un superfood.

Nuestra propuesta de formulación es una emulsión de fase externa agua (O/W). Como se puede observar, la proporción de agua utilizada es baja, ya que para este tipo de preparaciones hay que intentar minimizar lo posible la actividad del agua, así mejoraremos tanto la estabilidad como la conservación. Cuando formulemos con arcillas o ingredientes ricos en nutrientes, es sumamente importante utilizar un sistema conservante con cierta robustez, ya que es un producto que por su forma de aplicación (manual) es altamente contaminable.

En este caso y con el fin de mejorar el sistema conservante, además de bajar el contenido de agua, hemos puesto una alta concentración de glicerina, hemos utilizado el propanediol, y el extracto de semilla de pomelo, todos ellos con propiedades conservadoras. Como sabemos que es una arcilla que proporciona un pH final alcalino, no podremos utilizar conservantes muy ácidos.

Si deseas saber más sobre estabilidad y conservación de cosmética natural, puedes hacerlo a través de los cursos de certificación en estabilidad cosmética y de certificación en conservación natural que están disponibles en la nuestra escuela.

Mascarilla purificante de arcilla verde y espirulina

Fase A
  • Hidrolato de tomillo orgánico (Thymus Vulgaris Leaf Water) 36,85%
  • Glicerina vegetal (Glycerin) 15,00%
  • Goma Xantana (Xanthan Gum) 0,20%
Fase B
  • Glyceryl Stearate 3,00%
  • Aceite orgánico de almendras dulces (Prunus Amygdalus Dulcis Oil) 2,00%
  • Alcohol cetearílico (Cetearyl alcohol) 1,50%
  • Tocobiol C (Tocopherol, Beta-Sitosterol, Squalene) 0,10%
Fase C
  • Arcilla verde (Illite) 35,00%
  • Extracto orgánico de espirulina (Sprirulina Maxima Powder) 1,00%
  • Propanediol (Propanediol) 4,00%
  • Aceite esencial de semilla de pomelo (Citrus paradisii Oil) 0,20%
  • Aceite esencial de lima (Citrus aurantifolia Oil) 0,15%
  • Cosphaderm TOM (Pentylene Glycol, Glyceryl Caprylate, Glyceryl Undecylenate) 1,00%

Nota: esta formulación es experimental y puede requerir ajustes para su fabricación final.

Procedimiento de elaboración
  1. Dispersar la fase A. Para ello, mezclar la goma xantana junto con la glicerina en el hidrolato de tomillo [calentar 30 minutos a 40ºC].
  2. Calentar la fase B a 60ºC hasta la total fusión de los ingredientes.
  3. Añadir la fase B sobre la fase A bajo agitación media (300 rpm).
  4. Homogenizar AB durante 1 minuto (3.000 rpm).
  5. Dejar en agitación lenta (150 rpm) la fase AB y cuando la mezcla esté a 35ºC ir añadiendo uno por uno los ingredientes de la fase C mientras se mantiene la agitación.
  6. Agitar hasta obtener una mezcla homogénea.
  7. Ajustar el pH final alrededor de 6.50 – 7.00 si fuese necesario.

Ya sabéis que si necesitáis ampliar conocimientos en emulsiones y, en general, en formulación natural, podéis echarle un vistazo a nuestros cursos de formulación cosmética. Os recordamos que, además, desde Mentactiva os ofrecemos un servicio de consultoría personalizada, tanto para nuevos proyectos como para proyectos que ya estén en marcha.

Recursos bibliográficos:
  1. López-Galindo A, Viseras C, Cerezo P. Compositional, technical and safety specifications of clays to be used as pharmaceutical and cosmetic products. Appl Clay Sci. 2007 Apr 1; 36(1–3):51–63.
  2. Carretero MI, Pozo M. Clay and non-clay minerals in the pharmaceutical and cosmetic industries Part II. Active ingredients. Vol. 47, Applied Clay Science. Elsevier; 2010. p. 171–81.
  3. Carretero MI. Clay minerals and their beneficial effects upon human health. A review. Appl Clay Sci. 2002 Jun 1; 21(3–4):155–63.
  4. Williams LB, Haydel SE, Giese RF, Eberl DD. Chemical and mineralogical characteristics of French green clays used for healing. Clays Clay Miner. 2008 Aug; 56(4):437–52.
  5. Tipos de arcillas: información para profesionales [Internet]. [consultado 23 febrero 2020]. Disponible en: https://www.farmaciaserra.com/blog/tipos-arcillas.html

Escrito por María Cerdán. Tutora de Mentactiva.