¿Qué significa comedogénico en cosmética?

Comedogénico_portada

Como formuladores cosméticos, nos preocupamos por si un ingrediente es comedogénico o por formular productos no comedogénicos. Pero, ¿a qué nos referimos con comedogénico y no comedogénico? Vamos a verlo.

Todas las personas, pero principalmente quienes tienen la piel grasa, mixta o con tendencia acneica se preocupan por la oleosidad de los productos que utilizamos sobre la piel.

Y es que tradicionalmente se ha asociado la aparición de comedones e imperfecciones con la cantidad de aceites y grasas de los productos. Sin embargo, la realidad no es tan simple, y a menudo las imperfecciones aparecen igualmente, incluso con formulas ligeras o etiquetadas como “oil free”.

Por tanto, en lugar de hablar de oleosidad, en cosmética hablamos de comedogenia de los productos cosméticos. Se define comedogenia como la capacidad que tiene un producto tópico de generar comedones o puntos negros, es decir, imperfecciones.

Se define comedogenia como la capacidad que tiene un producto tópico de generar comedones o puntos negros, es decir, imperfecciones Clic para tuitear

Aparición de imperfecciones en la piel

La aparición de imperfecciones es un proceso complejo y multifactorial. La simple observación de la lista de ingredientes no nos va a dar la respuesta definitiva sobre la comedogenicidad de una formulación ya que cualquier producto aplicado sobre la piel potencialmente puede alterar su equilibrio, más si tenemos en cuenta que los ingredientes interaccionan entre ellos y ejercen acciones sinérgicas o antagónicas. Como veíamos en otro artículo del blog, el uso de productos cosméticos también se puede considerar un factor más del exposoma cutáneo.

Hay efectos que colaboran de forma más evidente en la aparición de imperfecciones:

  • Oclusividad de la formulación
  • Capacidad irritante de los ingredientes
  • Residuo sólido que dejan los cosméticos sobre la piel
En la aparición de comedones intervienen la oclusividad, la capacidad irritante y el residuo sólido. Clic para tuitear

Al ser un mecanismo tan complejo, no existen modelos in vitro para testar la capacidad comedogénica de un producto. Tradicionalmente esta capacidad se probaba en la piel de la oreja de conejos. Este método no era muy bueno y a inicios del siglo XXI, con la prohibición en Europa de la experimentación animal en cosmética, fue unos de los primeros tests que se substituyó por realizar la prueba directamente en voluntarios humanos.

Si bien la prueba en humanos es la única forma de determinar si una formulación es comedogénica o no, existen algunas claves que podemos tener en cuenta para valorar el potencial de nuestra fórmula. Ninguna es determinante por sí sola, pero la suma de varias de estas características nos puede ayudar a anticipar el potencial comedogénico o a corregir formulaciones.

Comedogénico_piel

Aspectos a tener en cuenta para valorar el potencial comedogénico

El signo de la emulsión y residuo sobre la piel

Por norma general, las emulsiones de agua en aceite (W/O) son más comedogénicas que las aceite en agua. Esto es debido a que la fase grasa se queda sobre la piel y las micelas que penetran en la piel son las gotículas de agua. Si el aceite utilizado es muy oclusivo o comedogénico, aumenta el potencial comedogénico de la formulación.

En nuestros cursos vemos ejemplos de fórmulas destinadas a pieles grasas, así como la formulación de emulsiones aceite en agua (O/W u O/A) y emulsiones agua en aceite (W/O o A/O).

Del mismo modo, las texturas en aceite son sospechosas habituales pero, como veremos, su potencial comedogénico depende de la naturaleza de los aceites y el perfil de ácidos grasos. Asimismo otros elementos filmógenos como los carragenanos pueden ser comedogénicos en determinadas circunstancias. Debemos tener especial cuidado con el residuo que nuestro producto va a dejar sobre la piel.

Por norma general, las emulsiones de agua en aceite (W/O) son más comedogénicas que las aceite en agua. Clic para tuitear

Presencia de irritantes en la fórmula

Aunque una formula no sea irritante en general, la presencia de ingredientes con capacidad irritante puede generar micro-comedones (o la ligera irritación de los poros de la piel) que favorecerá su obstrucción.

En este apartado es muy importante tener en cuenta también la pureza y la calidad de los ingredientes: las impurezas (como restos de disolventes de la refinación de aceites, pesticidas, metales pesados,…) suelen ser irritantes y contribuyen a la generación de micro-comedones. Los aceites enranciados o de mala calidad suelen tener índices de irritación más altos.

Elementos oclusivos

Sólidos

Arcillas, pigmentos, polvos de planta,…son muchos los elementos sólidos que encontramos en las formulaciones cosméticas. La función de estos elementos sólidos suele ser quedarse sobre la piel, haciendo una película que ejercerá la acción, ya sea dar color a la piel, absorber el sebo natural,… No deja de resultar chocante que sean precisamente las formulaciones para pieles grasas las que mayor carga de polvo llevan, ya sea para camuflar imperfecciones, para matizar los brillos, etcétera.

Lo importante a la hora de formular productos faciales con alta cantidad de polvo es tener en cuenta cómo se va a depositar el polvo sobre la piel y garantizar que la película sea ligera y no obstructiva. Para ello el polvo debe estar bien dispersado y estar equilibrado con la fase grasa y la fase acuosa. Algunos colorantes como los D&C red son conocidos comedogénicos.

A la hora de formular productos faciales con alta cantidad de polvo hay que tener en cuenta cómo se va a depositar el polvo sobre la piel y garantizar que la película sea ligera y no obstructiva. Clic para tuitear

Aceites

Llegamos a los sospechosos habituales en cuanto a comedogenicidad se refiere. Los aceites siguen estando muy mal considerados por las pieles grasas, que suelen huir de texturas oleosas. Sin embargo, no todos los aceites son comedogénicos. Su polaridad y su perfil de ácidos grasos son determinantes para la oclusividad y comedogenicidad de un aceite. Existe una escala de comedogenicidad que va de 0 a 5, basada en el modelo animal, que no es muy fiable.

Esta escala clasifica los ingredientes de la siguiente forma:

0 – Will Not Clog Pores – No obstruye los poros
1 – Low probability – Baja probabilidad de obstrucción
2 – Moderately Low – Moderadamente Baja probabilidad de obstrucción
3 – Moderate – Moderadamente obstructivo
4 – Fairly High – Ligeramente alto
5 – High probability it will clog pores – Alta probabilidad de obstrucción de los poros

Estudios recientes están comparando los datos del modelo animal con datos del modelo en humanos y hay algunas discrepancias (1).

Lo importante es que el perfil de ácidos grasos se asemeje lo máximo posible al manto hidrolipídico de una piel sana (no acneica). Para ello, algunas investigaciones indican que el ratio entre ácido oleico y linoleico es importante y debe favorecer al linoleico. Se ha observado que las pieles con acné tienen un sebo deficiente en ácido linoleico y rico en oleico (2). Los aceites que corrigen esta tendencia mejorarán el perfil del acné y los que la refuerzan lo empeorarán.

La polaridad y el perfil de ácidos grasos son determinantes para la oclusividad y comedogenicidad de un aceite. Clic para tuitear

Los aceites ricos en linoleico serían, por ejemplo:

  • Aceite de Cártamo (68-85% ácido linoleico)
  • Aceite de Comino negro (55% ácido linoleico)
  • Aceite de Cáñamo (55% ácido linoleico)
  • Aceite de Onagra (>70% ácido linoleico)
  • Aceite de semilla de Calabaza (>55% ácido linoleico)
  • Aceite de Rosa Mosqueta (44% ácido linoleico)
  • Aceite de pepita de Uva (70% ácido linoleico)

En contrapartida, las pieles muy secas donde la comedogenia no sea un problema, necesitarán aceites ricos en ácido oleico.

Cuando formulemos para pieles grasas debemos buscar aceites que balanceen la composición del sebo, por ejemplo el aceite de Jojoba es muy similar al sebo de la piel, ideal para pieles equilibradas, pero quizá demasiado rico en oleico para pieles desequilibradas.

Como hemos mencionado, la escala de comedogenia está en desuso como fuente de referencia, pero sigue siendo utilizada por los formuladores como guía. Una de las cosas que más sorprende al mirarla es que el aceite mineral y el petrolatum aparecen como no comedogénicos.

Comedogénico_aceite

Alcoholes grasos y emulsionantes

Los alcoholes grasos y los emulsionantes se obtienen normalmente a partir de ácidos grasos a los que se añaden grupos polares. Así, los ácidos grasos de partida definirán el potencial comedogénico del ingrediente, a la vez que el poder irritante del grupo polar. Entre los ingredientes con potencial comedogénico encontramos:

  • Stearic acid
  • Cetearyl alcohol
  • Ceteareth-20
  • Isopropyl isostearate
  • Derivados de la Lanolina
La escala de comedogenia está en desuso como fuente de referencia, pero sigue siendo utilizada por los formuladores como guía. Clic para tuitear

No Comedogénico vs Oil Free

Y tras todo lo dicho, ¿dónde quedan los cosméticos “Oil Free”? Según la regulación, tanto europea como estadounidense, “Oil Free” hace referencia a la ausencia de aceites minerales en la formulación (parafina, isoparafina y aceite mineral). No tiene en cuenta los aceites vegetales que, como hemos visto, pueden ser muy comedogénicos.

Por tanto el claim “Oil Free” aunque muy seductor está casi vacío de significado para las pieles grasas o con tendencia acneica.

En cambio un cosmético que reivindica ser “No Comedogénico” significa que su capacidad comedogénica ha sido tesada en humanos. Por lo tanto es un claim mucho más informativo.

Comedogénico_equilibrio

Formular productos para pieles grasas y con tendencia acneica es todo un reto. Y debemos tener en cuenta que no todas las pieles son iguales ni todas las imperfecciones tienen el mismo origen. Pero formular con ingredientes de calidad, minimizar la cantidad de irritantes, utilizar el punto justo de ingredientes pulverulentos y la elección cuidadosa de los aceites nos puede llevar al éxito.

En Mentactiva te ayudamos a conseguir fórmulas de cosmética natural, desde lo más básico o lo más innovador. Además en los certificados de estabilidad y conservación podrás tener un plus de información sobre estos dos aspectos tan importantes en la formulación de tu producto cosmético.

Referencias bibliográficas

1. Draelos ZD, DiNardo JC. A re-evaluation of the comedogenicity concept. J Am Acad Dermatol. 2006 Mar;54(3):507-12. doi: 10.1016/j.jaad.2005.11.1058. PMID: 16488305.
2. Downing DT, Stewart ME, Wertz PW, Strauss JS. Essential fatty acids and acne. J Am Acad Dermatol. 1986 Feb;14(2 Pt 1):221-5. doi: 10.1016/s0190-9622(86)70025-x. PMID: 2936775.
3. Fulton, J… (1989). Comedogenicity and irritancy of commonly used ingredients in skin care products., J. Soc.Cosmet. Chem.
4. Coleman, W.P., III (2010), Handbook Of Cosmetic Science And Technology, 3rd Edition.