Marketing sensorial: El poder de los sentidos

Hoy queremos hablaros de la importancia de los “sentidos” en la decisión de compra de un producto y en especial en la cosmética natural. En los últimos años se ha hablado mucho del marketing sensorial, pero ¿en qué consiste exactamente?
Este tipo de marketing busca despertar las emociones del consumidor a través de la estimulación de sus sentidos, apelando al subconsciente para generar una vinculación con el producto. El marketing sensorial apela al subconsciente para generar una vinculación con el producto Clic para tuitear Ya son muchas las marcas que utilizan esta herramienta para provocar experiencias más reales y positivas: relacionar y recordar una marca por su olor, ofrecer experiencias sensoriales que fidelicen al cliente o generar una sensación de placer que induzca a la compra del producto. Aquí os dejamos algunos ejemplos de campañas de marketing sensorial que nos han encantado:

Tarjetas de visita comestibles: fue la gran idea que tuvo el restaurante vasco Sagartoki al fabricar tarjetas de visita compuestas por verduras.

 

Olivia Soaps: tienda online de jabones que te hace vivir una experiencia olfativa a través del packaging

Pero no es suficiente con utilizar olores, sabores, texturas, imágenes así porque sí. Debemos definir muy bien el producto y el target al que se dirige para poder generar experiencias sensoriales que tengan sentido con la estrategia de marca.

De entre los 5 sentidos, el olfato es el que más impacto genera cuando hablamos de marketing sensorial, ya que está directamente relacionado con la memoria. Un estudio de la universidad Rockefeller en Nueva York afirma que el ser humano recuerda el 1% de lo que toca, el 2% de lo que oye, el 5% de lo que ve, el 15% de lo que degusta y el 35% de lo que huele. Es por esta razón que las marcas buscan cada vez más el relacionarse con aromas que generen sensaciones y recordación al consumidor. Las marcas buscan cada vez más el relacionarse con aromas que generen sensaciones y recordación al consumidor. Clic para tuitear En el libro El nuevo paradigma para conectar las marcas con personas, de Marc Gobé, se afirma que “las empresas que emplean estrategias olfativas en sus establecimientos pueden llegar a incrementar en un 40% su facturación”.

En el mundo de la cosmética podemos observar cómo el estímulo de los sentidos tiene un papel muy importante capaz de determinar la decisión de compra. Desde que vemos el producto por primera vez, la marca y el diseño de packaging, hasta que lo abrimos y lo probamos, sintiendo el olor, la textura, la sensación que genera en la piel. De hecho, se realizan cada vez más estudios sensoriales en los que se testean diferentes productos de cuidado personal para determinar las preferencias y gustos del consumidor hacia un producto concreto.

Las características sensoriales de los productos cosméticos son capaces de establecer un vínculo emocional muy fuerte entre el producto y el consumidor. Las características sensoriales de los productos cosméticos son capaces de establecer un vínculo emocional muy fuerte entre el producto y el consumidor. Clic para tuitear Por ejemplo, el olor de una crema de manos, su aspecto, textura, absorción o la sensación que deja en la piel son factores diferenciadores entre productos que hacen que los consumidores se decidan por uno u otro. Esto hace que el mercado de la cosmética y en especial el de la cosmética natural, necesite de ingredientes de alto rendimiento para lograr buenos resultados sensoriales. Los emulsionantes, por ejemplo, son uno de los elementos clave para lograr una buena textura y una fácil distribución del producto en la piel, pero no nos queremos adelantar, ya que muy pronto publicaremos un artículo con algunos trucos y detalles sobre texturas en formulación de cosmética natural.

Mientras tanto, os dejamos algunos enlaces muy interesantes que hemos utilizado para este artículo:

¿Te ha gustado esta receta? Suscríbete a nuestra newsletter para recibir muchas más.