Luz azul: ¿responsable del envejecimiento digital?

Durante los últimos dos años hemos visto cómo ha ido en aumento la aparición en el mercado de nuevos activos cosméticos relacionados con la protección de la piel contra la luz azul, en inglés conocida como “Blue light”. De hecho, actualmente es uno de los temas a debate entre los profesionales e investigadores dedicados a la cosmetología. De igual manera, las marcas líderes del mercado cosmético, han puesto a disposición de los consumidores productos que prometen ser la solución a la sobreexposición de este tipo de radiación; el objetivo principal de estos nuevos activos y productos, sería el de combatir el fotoenvejecimiento cutáneo, o lo que se conoce ya como “envejecimiento digital”.

Si bien existen numerosos estudios que muestran como la luz azul penetra en las capas más profundas de la piel, produciendo, de esta forma,  un daño oxidativo inmediato a través de la generación de especies de oxígeno reactivo, también conocidas como ROS (de su nombre en inglés), se necesitan más estudios para ver cuál es el alcance real a largo plazo en lo que al daño dérmico se refiere.

En este post pretendemos acercarte un poquito a los datos y estudios disponibles en relación a la luz azul y los efectos de esta en nuestro organismo. También queremos plantear posibles soluciones para minimizar los riesgos de la sobrexposición de ésta sobre nuestra piel.

 

¿A qué no referimos exactamente cuando hablamos de luz azul?

La luz azul está por todas partes, también llamada luz de alta frecuencia o HEV (abreviación de su nombre en inglés “High Energy Visible”) es una radiación cercana a la radiación ultravioleta (UV), y que corresponde a una longitud de onda de entre aproximadamente 400nm y 500nm. Es emitida de forma natural por el sol, pero sabemos que más del 80% de la luz azul que llega a nuestro cuerpo (a través de la piel y de la retina) proviene de los espacios interiores, es decir, de nuestras casas y oficinas. Radiaciones de luz azul son constantemente emitidas por pantallas de televisión, teléfonos móviles, tablets, pantallas de ordenadores, y fuentes de luz artificial de bajo consumo o tipo LED.

 

¿Qué efecto tiene la luz azul en el organismo?

Su efecto sobre nuestro organismo es totalmente necesario para regular nuestros ciclos circadianos de sueño y vigilia. La luz azul afecta directamente a nuestro estado de ánimo y a nuestro nivel de atención y bienestar. La percepción de la luz azul ocurre activando las células fotosensibles de la retina, a través de unos receptores llamados opsinas. Se ha visto que estos receptores también se encuentran en las células epidérmicas humanas.  Estas radiaciones que nos llegan de dispositivos artificiales, no serían tan importantes de no ser por el tiempo de exposición que representan a lo largo del día, e incluso de parte de la noche, siendo esta sobreexposición, sin ninguna duda, clave en el efecto a largo plazo que ésta pueda tener sobre la piel. Se trata de un tipo de contaminación que forma parte del “envejecimiento 3C” (contaminación de procedencia ambiental, de la derivada de computadoras, y de la derivada de comunicaciones a través de radiaciones inalámbricas). Este tipo de contaminación, por tanto, lo tendremos que tener muy en cuenta si queremos diseñar un cosmético innovador en tendencia con las necesidades actuales de los consumidores.

La radiaciones de luz azul no serían tan importantes de no ser por el tiempo de exposición que representan a lo largo del día, e incluso de parte de la noche, siendo esta sobreexposición, sin ninguna duda, clave en el efecto a largo… Clic para tuitear

La luz azul afecta a la calidad del sueño, ya que actúa disminuyendo la producción de la melatonina y, a la vez, afecta negativamente en el tiempo de duración de la fase REM del sueño. De hecho, no se aconseja el uso de pantallas emisoras de luz dos horas antes de ir a dormir para que los ciclos circadianos no se vean afectados. Este tipo de radiación también afecta a la vista, induciendo un envejecimiento prematuro de esta. A este efecto global negativo sobre la salud se le conoce como Blue light hazard.

La importancia de la protección frente a la luz azul va más allá del daño que pueda ocasionar sobre la piel, se ha visto como puede provocar daño en la retina induciendo a degeneración macular y cataratas. Estos daños lamentablemente son permanentes.

 

¿Cómo afecta la luz azul a la piel?

A nivel celular, se ha visto como las radiaciones de luz azul en bajas dosis, inducen citotoxicidad tanto en los queratinocitos de la dermis, como en los fibroblastos de la epidermis, a la vez que reducen la capacidad antioxidante de las células dérmicas.

Más allá del efecto meramente oxidante debido al estrés oxidativo, y en consecuencia citotóxico, hay que tener en cuenta que la producción de estas especies reactivas oxigenadas (ROS) tiene una gran influencia en la creación un estado inflamatorio a nivel celular y tisular.  Esta inflamación sería la consecuancia a tener más en cuenta con respecto con los posibles efectos a largo plazo. Debido a la creación de las especies reactivas oxigenadas (ROS), mediadores pro-inflamatorios (llamados citoquinas) son liberados tanto por los queratonicitos, como por los fibroblastos. Esto produce un daño funcional muy importante, tanto en las células endoteliales como en las estructuras de la matriz dérmica. Este estado pro-inflamatorio afectará, sin ninguna duda, tanto a las proteínas como a los lípidos de membrana de las células que se encuentren alrededor de la zona afectada, se iniciará una cascada inflamatoria que con el tiempo, podría suponer un problema más generalizado, dejando de ser algo meramente localizado únicamente en la piel.

 

¿Qué dicen los estudios sobre la luz azul?

En los últimos estudios llevados a cabo sobre el impacto de la luz azul en la piel, se ha visto que su capacidad de pigmentar y de provocar fotoenvejecimiento es superior incluso que el de la luz ultravioleta (UV), ya que su intensidad es mayor. El hecho de que pueda penetrar hasta las capas más internas de la piel, alcanzando incluso los tejidos subcutáneos, es lo que hay que tener en cuenta a la hora de valorar su efecto negativo, sobre todo a largo plazo.

Como hemos comentado anteriormente, el efecto directo de la luz azul es la generación de radicales libres, que agotan las existencias de anti-oxidantes naturales (como los carotenoides) y dañan el colágeno y la elastina. El problema principal es el tiempo de exposición, que durante la mayor parte de las horas del día, y que perdura a lo largo de la semana, a diferencia de la UV, cuya exposición se limita sólo a las horas diurnas (que según la estación pueden ser realmente muy pocas).

A parte de lo comentado, existe literatura que describe otros efectos derivados de la sobre-exposición a la luz azul, podemos encontrar artículos que nos hablan de daño a nivel del ADN mitocondrial, del retraso en la recuperación en la barrera epidérmica afectando a su permeabilidad, de las alteraciones producidas en las cascadas inflamatorias, de la disminución de antioxidantes y de la inmunosupresión de las células de Langerhans.

Por tanto, y como resumen, vemos que existe afectación tanto a nivel de genoma, como de proteoma, como de metaboloma celular. La consecuencia inmediata de esta afectación, es que las células pierden su capacidad funcional para llevar a cabo sus actividades metabólicas, y de esta forma surge los problemas visibles a nivel estético, como la  hiperpigmentación, las arrugas y la pérdida de firmeza y elasticidad. Vemos, pues, que para mantener una piel joven y sana, es necesario encontrar un equilibrio entre la exposición y la protección frente a la luz azul. Pero no todo es negativo en lo que a luz azul se refiere. La luz azul tiene también algunos efectos beneficiosos a nivel dérmico, mejorando situaciones patológicas de la piel como el acné, la psoriasis, algunos linfomas cutáneos o las queratosis,  ya que tiene una gran capacidad para reducir la proliferación y diferenciación celular.

 

Luz azul en cosmética

Pasando ya a un espacio meramente cosmético, vemos como en el mercado existen algunas marcas que reivindican en sus productos la “protección total” frente a las radiaciones. Por el momento, no existen demasiadas formas de  evaluar esta protección frente a  la luz azul, más allá de los ensayos in vitro o ex vivo, por tanto, quedaría bajo cierta sospecha si estos bloqueadores tienen un efecto real frente a la radiación de alta intensidad. Por otro lado, los fabricantes de activos para cosméticos empiezan a proponer diferentes activos basados sobre todo en el efecto anti-oxidante, quizás sería igualmente interesante evaluar la capacidad bloqueadora de luz azul de los filtros físicos utilizados de forma habitual. Como es un tema relativamente reciente aún queda mucho que investigar en este sentido.

A continuación dejamos algunos productos del mercado que utilizan la protección frente a la luz azul como reclamo comercial de sus productos:

Protective sun cream SPF50+ – with blue light technology de Skeyndor

Fotografía de Skeyndor.com

 

Blue light protect facial cream de Babaria

Fotografía de Babaria.es

RESIST Super-Light Wrinkle Defense SPF 30 de Paula’s Choice

Fotografía de Paulaschoice.com

 

Vemos que muchos de los productos del mercado, además de añadir protección solar,  añaden a las fórmulas activos con una gran capacidad antioxidante. Un punto a tener en cuenta, y que es tema de discusión, es si realmente el daño oxidativo ocasionado en la piel es el resultado de la sinergia entre la radiación UV y la azul, y si utilizar activos que sean anti-oxidantes sería suficiente debido a que la producción de las especies reactivas oxidantes (ROS) se produce en las capas más internas de la piel, dónde algunos de estos anti-oxidantes quizás no tienen la capacidad de poder penetrar.

Sería interesante encontrar activos que fuesen capaces de transformar estas radiaciones en moléculas protectoras para la piel, como sucede en la naturaleza con los pigmentos de las plantas como la clorofila, de esta forma, las reacciones que se llevaran a cabo en las capas superficiales podrían paliar parte del estrés oxidativo de la radiación en las capas más internas de la piel.

Con todo lo que hemos ido viendo a lo largo del post ¿crees entonces que deberíamos de protegernos de la luz azul? La evidencia de la penetración de la radiación azul en la piel es clara ya que la interacción entre la radiación electromagnética y los sistemas biológicos ocurre con toda certeza. La respuesta, entonces, sería claramente sí. Ahora bien, además de protegernos de la luz azul, deberíamos de controlar la exposición. Debido a los estilos de vida hiperconectados en los que interviene la luz azul, deberíamos de tomar conciencia de lo que esto representa para la salud en general, y más concretamente para la de nuestra piel. No deberíamos de perder de vista que para una buena fotoprotección, lo primero es siempre la prevención, y en el caso de la luz azul pasa siempre por intentar disminuir la exposición (especialmente la que proviene de fuentes artificiales), y en horarios que no corresponden con los fisiológicamente vienen marcados por nuestra propia naturaleza.

Lo primero es siempre la prevención, y en el caso de la luz azul pasa siempre por intentar disminuir la exposición (especialmente la que proviene de fuentes artificiales), y en horarios que no corresponden con los fisiológicamente… Clic para tuitear

Tampoco debemos ir de un extremo a otro, deberíamos tener siempre que “el veneno está en la dosis” y que no es necesario tener una protección total de la luz azul sino más bien una exposición equilibrada ya que la exposición a la luz tienen numerosos efectos beneficiosos, siempre que se haga dentro de un contexto de vida lo más natural posible. De lo que no hay ninguna duda es que todo lo referente a la radiación de alta intensidad abre nuevas puertas al sector cosmético.

Como reflexión final, podríamos plantear que quizás sería interesante dirigir los esfuerzos tanto en el desarrollo de activos innovadores que cumplan las expectativas de protección, como en el diseño de nuevas aplicaciones cosméticas cuyo uso estuviera ligado a los estilos de vida marcados actualmente. Productos con fotoprotección frente a la luz azul tanto para uso en espacios exteriores e interiores, o para uso diurno como nocturno, podrían ser nuevas vías de desarrollo potencialmente muy interesantes.

¿Te animas a diseñar uno de estos productos?

 

Escrito por María Cerdán. Tutora de Mentactiva.

Bibliografía

Monographic special issue: Skin Care – H&PC Today – Household and Personal Care Today – vol. 13(2) March/April 2018.
Mendrok-Edinger, C., et al., Into the Blue: Novel Test reveals Blue Light Damage, Protection Strategies.Cosmetics & Toiletries, 2018. 133(1): p. 13-28.
Denda M & Fuziwara S, Visible radiation affects epidermal permeability barrier recovery: selective effects of red and blue light. J Invest Dermatol. 2008; 128(5): 1335-6.
Avci P., Gupta A., Sadasivam M., Vecchio D., Pam Z., Pam N., and Hamblin M.R. (2013). Low-level laser (light) therapy (LLLT) in skin: stimulating, healing, restoring. Semin Cutan med Surg., 32, 41-52.
Cucumel K., Gondan C., Clay A-F (2017). Efecto de la sobreexposición de luz azul sobre queratinocitos humanos normales y piel ex vivo; objetivación in vitro. Noticias de Cosmética y perfumería, ncp 358 (Noviembre/Diciembre 2017): p. 4-5.
Opländer C., Hidding S., Werners F.B., Born M., Pallua N. and Suscheck C.V. (2011). Effects of blue light irradiation on human dermal fibroblast. J Photochem Photobiol, 103, 118-125.
http://www.bluelightexposed.com/what-eye-care-professional-can-do-to-help/#digital-eyestrain