Hidrolatos en cosmética natural

¿Qué es un hidrolato?

Un hidrolato es un extracto acuoso que se obtiene mediante un proceso de destilación con vapor de agua. En algunos casos se obtienen en la extracción de aceites esenciales. Los hidrolatos se utilizan en multitud de formulaciones en cosmética natural desde tónicos o aguas micelares a emulsiones como veremos más adelante.

Para la obtención de hidrolato se pueden usar distintas partes de la planta: flores, hojas, tallos, raíces, etc. Por ejemplo, las aguas florales son hidrolatos que se obtienen a partir de flores.

En el proceso de extracción, el disolvente siempre será vapor de agua. Durante el proceso de extracción se obtiene tanto el aceite esencial como el hidrolato, que posteriormente se separan por decantación.

Distillation à la vapeur d'eau

 

En Youtube hay multitud de videos explicativos sobre el proceso de destilación, aquí te dejamos uno que nos ha parecido interesante (es en gallego):

 

 

Cuestión de solubilidad

Las plantas tienen en su composición fitoquímica diferentes tipos de moléculas: flavonoides, fenoles y ácidos fenólicos, alcaloides, glucósidos, saponinas, taninos y terpenos entre otros.

Todos ellos tienen estructuras químicas diferentes, lo que condiciona su capacidad de ser solubles en distintos solventes (1, ver Tabla 2). En los hidrolatos encontraremos sólo aquellas moléculas que sean solubles en agua.

Por cuestión de solubilidad, entonces, de una misma planta, incluso de la misma parte de la planta tendremos aceites esenciales e hidrolatos con composiciones completamente distintas (2, 3).

Los componentes de las plantas tienen estructuras químicas diferentes, lo que condiciona su capacidad de ser solubles en distintos solventes Clic para tuitear

 

¿Cómo podemos identificarlos?

El nombre INCI incluye la palabra “water” y la parte de la planta de la que se ha extraído, por ejemplo: ROSA DAMASCENA FLOWER WATER (Hidrolato de rosa).

En otras ocasiones, cuando el hidrolato es extraído de varias partes sólo se incluye la palabra “water”, por ejemplo: HAMAMELIS VIRGINIANA WATER, DEHYDROACETIC ACID, BENZYL ALCOHOL (Hidrolato de Hamamelis, obtenido de la corteza, ramas y hojas de la planta). En este último ejemplo, vemos que el hidrolato en su composición tiene “DEHYDROACETIC ACID, BENZYL ALCOHOL”, dos conservantes.

Existen otras aguas vegetales, que no son hidrolatos en el sentido estricto de la palabra. Por ejemplo, hay aguas frutales que se obtienen a partir del zumo de frutas. Éste tipo de aguas conservan componentes hidrosolubles de la fruta, que pueden tener interés cosmético.

 

¿Hidrolatos conservados o no conservados?

La presencia de conservantes es importante porque ayuda a conservar el hidrolato, que es una materia prima con un riesgo alto de contaminación. Por ello es conveniente que compremos hidrolatos conservados[1]. Sólo existen algunas excepciones: durante la fabricación de un hidrolato, el líquido obtenido es estéril y en general con un pH ácido por lo que no necesitaría conservantes. Sin embargo, la manipulación del extracto debe ser también aséptica y durante su envasado se debe asegurar que se mantiene sin contaminar. Durante la fabricación de un hidrolato, el líquido obtenido es estéril y en general con un pH ácido por lo que no necesitaría conservantes. Sin embargo, la manipulación durante el envasado puede contaminarlo. Clic para tuitear

Entonces, ¿es mejor comprar un hidrolato sin conservantes o con conservantes? Pues bien, si lo compramos sin conservantes tendremos que asegurarnos de que el fabricante y/o el distribuidor de la materia prima aseguran la ausencia de contaminación. Además cuando lo abramos para usar en nuestra fórmula deberemos cumplir con las condiciones de conservación y almacenamiento que indica el fabricante. Lo más conveniente es consumir el envase entero o asegurarnos de que su conservación va a ser la adecuada: añadiremos conservantes al hidrolato restante1 y lo conservaremos en frío.

 

Uso en formulación de cosmética natural

Los hidrolatos pueden usarse como excipiente o como principio activo cosmético. En nuestras fórmulas, podemos sustituir la totalidad o parte del agua por hidrolatos de plantas. Ésta es una alternativa interesante, ya que la función del hidrolato y del agua es similar, pero el hidrolato aporta “valor añadido” con algunas de las propiedades de la planta del que proviene.

Los hidrolatos de plantas se usan por su acción astringente y reequilibrante del pH de la piel, pero además cada hidrolato, según su composición fitoquímica, puede tener otras propiedades: antioxidante, antiséptica, antiedad,… Cuando se usan solos no suele ser necesario añadir perfumes, por lo que son ideales para su uso en pieles sensibles.

Pueden formar parte de:

  • Tónicos y brumas faciales: como único componente (siempre añadiendo conservantes) o como mezcla de hidrolatos.
  • Cremas y serum antiedad: si sustituimos el agua por el hidrolato.
  • Geles y cremigeles: también en sustitución del agua.
  • Mascarillas: se puede usar como disolvente de mascarillas en polvo de preparación extemporánea o bien como sustituto del agua en fórmulas tipo pasta o tipo gel.

Las posibilidades que nos ofrece este tipo de materia prima son infinitas, tanto como la diversidad vegetal y las formas cosméticas.

 

Escrito por María José Gea. Tutora de Mentactiva.

Puedes aprender más sobre hidrolatos en nuestro curso Introducción a la formulación de cosmética natural para la piel.

 

[1] Cuando vayamos a confeccionar la lista de ingredientes de nuestro producto, deberemos tener en cuenta la composición de la materia prima. Si por ejemplo utilizamos el hidrolato de Hamamelis nombrado anteriormente, debemos incluir en la lista de ingredientes del producto terminado DEHYDROACETIC ACID y BENZYL ALCOHOL.

 

Bibliografía


1. Felhi, S., Baccouch, N., Ben Salah, H. et al. (2016) Nutritional constituents, phytochemical profiles, in vitro antioxidant and antimicrobial properties, and gas chromatography-mass spectrometry analysis of various solvent extracts from grape seeds (Vitis vinifera L.). Food Sci Biotechnol. 25(6):1537-1544.doi: 10.1007/s10068-016-0238-9. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/30263442


2. Garneau, F.X., Collin, Guy., Gagnon, H. (2014). Chemical composition and stability of the hydrosols obtained during essential oil production. I. The case of Melissa officinalis L. and Asarum canadense L.. American Journal of Essential Oils and Natural Products. 2. 54-62. Disponible en: http://www.essencejournal.com/archives/2014/2/1/A


3. Garneau, F.X., Collin, Guy., Gagnon, H. (2014). Chemical composition and stability of the hydrosols obtained during essential oil production. II. The case of Picea glauca (Moench) Voss., Solidago puberula Nutt., and Mentha piperita L. American Journal of Essential Oils and Natural Products. 29-35. Disponible en: http://www.essencejournal.com/archives/2014/2/1/A