Cosmética personalizada: una tendencia que viene para quedarse

Cosmética personalizada: una tendencia que viene para quedarse

En este artículo desarrollaremos el concepto de cosmética personalizada y daremos luz sobre los principales aspectos técnico-regulatorios a tener en cuenta para comercializarlos de manera segura y de acuerdo con la legislación vigente aplicable.

No trataremos los productos realizados en casa para uso personal, la llamada cosmética DIY , aunque la mayoría de consideraciones sobre seguridad de estos productos deben ser también tenidas en cuenta.

 

La cosmética personalizada, ¿qué es?

Asistimos al nacimiento de una nueva diferenciación de producto; el consumidor exigente se sabe único y demanda productos específicos para sus gustos, estilo o tipo de piel. Además, le gusta jugar a combinar productos y a desarrollar su creatividad. De este preciso deseo nace la cosmética personalizada.

Esta tendencia era conocida, por ejemplo, por los fabricantes de perfumes.  Algunos consumidores apuestan por el “layering” 1, o arte de combinar diferentes fragancias con la intención de componer un producto personalizado y convertirlo en una seña de nuestra identidad. La técnica básica consiste en aplicarse capas de diferentes fragancias, buscando un todo propio y armónico. Los consumidores más osados combinan diferentes productos (perfume, aceites para cuerpo, polvos perfumados etc…).

No es una técnica difícil, aunque se recomienda empezar por mezclas sencillas y siempre ensayándolas previamente sobre un tissue de papel,Giella Lip Barpara no llevar encima todo el día una mezcla inarmónica o desagradable. Poco a poco, se va tomando confianza y se juega con mezclas más ricas y creativas.

Pronto aparecen en el mercado los productos de maquillaje personificables. Los fabricantes2,3  ofrecen, generalmente vía página web,  un catálogo de colores y acabados para que puedan crearse labiales, sombras de ojos, coloretes o bases en los tonos que más le apetezcan a cada consumidor.

Con la cosmética personalizada aparecen los productos de maquillaje personificables. Clic para tuitear

El siguiente paso lo dan los productos para el cuidado de la piel, especialmente los cosméticos faciales4,5. Se basan en el principio de “tu piel, tu tratamiento, tu producto”. En este tipo de productos se hace muy recomendable una fase previa de diagnóstico del tipo de piel, sea bien in-situ a través de un gadget o bien vía cuestionario.

 

La cosmética personalizada y la cosmética 4.0

Esta tendencia en producto va ligada a otra de las grandes novedades en la industria cosmética: su creciente digitalización y aparición de todo tipo de aplicaciones, plataformas e instrumentos destinados bien al intercambio de datos y personalización de productos6, bien a simular maquillaje7 , o bien a medir alguna propiedad dérmica8. El asesoramiento individual y el diagnóstico personalizado emergen como potentes motores de la cosmética del futuro9.

Algunos de estos ejemplos son:

  • La aplicación para móviles Makeup Genius7 desarrollada por L’Ôréal, que permite al usuario simular su maquillaje y jugar con los productos , antes de comprarlos, para conseguir el look deseado.

 

  • SCA 10, un aparato de diagnóstico dérmico para farmacias, desarrollada por la firma Idonea cosmetics, que permite al farmacéutico disponer de un informe completo de la piel del cliente y, así, poder recomendarle los productos óptimos. Incluye la posibilidad de crear una fórmula personalizada para cada cliente.

 

  • La base de maquillaje personalizada Teint Particulier11 de Lancôme, fabricada in-situ tras una etapa previa de diagnóstico dérmico

Uno de los puntos a considerar en esta naciente tendencia es la de la seguridad del proceso de fabricación de estos cosméticos. En general será más seguro evitar las manipulaciones manuales. Para ello, existen ya en el mercado pequeños utensilios que casi son fábricas en miniatura112, 13

La mayoría de estos dispositivos se suministran con cápsulas de activos y bases, que se mezclan para fabricar el producto deseado, en unas condiciones que intentan minimizar el contacto directo con el producto, y así evitar una de las fuentes de contaminación microbiana.

¿Cómo se presentan estos productos?

La industria pone a disposición del consumidor diferentes alternativas. Desde kits con los que fabricarse el cosmético en casa siguiendo una receta adjunta14 , hasta productos que se fabrican delante del consumidor11. Estos productos le son enviados desde una fábrica convencional 15, en estos dos últimos casos, generalmente,  tras una etapa de diagnóstico personalizado.

La industria pone a disposición del consumidor diferentes alternativas. Desde kits con los que fabricarse el cosmético en casa siguiendo una receta adjunta, hasta productos que se fabrican delante del consumidor. Clic para tuitear

En el caso de los kits, debe tenerse en cuenta que el manual de productos frontera 16 nos clarifica que son cosméticos si se venden con instrucciones de mezcla. En caso contrario, los componentes se consideran productos químicos, por lo que aplica el reglamento CLP17.

Según el método de personalización sea uno u otro, tendrán que extremarse algunas de las consideraciones regulatorias que explicaremos más adelante. En general, debería considerarse que cuanto mayor sea el número de ingredientes y/o pasos a realizar por manos no expertas en la fabricación y manipulación del producto, mayores son los riesgos para la salud del usuario. Para asegurar que el producto final cumple todos los requisitos regulatorios aplicables.

En el  caso de productos destinados a  consumidores de mayor riesgo (bebés, niños, embarazadas, gestantes, ancianos, personas con piel sensible o reactiva, etc…)  o zonas sensibles (contorno de ojos, mucosas exteriores…) debería consultarse previamente con un especialista.

 

Aspectos regulatorios de la cosmética personalizada

Un cosmético personalizado debe seguir cada uno de los requisitos legales exigibles a todo cosmético, tanto a nivel de seguridad para el consumidor, como de etiquetado y notificación, así como debe asegurar que se han seguido Buenas Prácticas de Fabricación.

Los principales puntos a considerar son:

1.- Producto: seguridad contra contaminación microbiológica: deberían darse instrucciones claras y fáciles de higiene durante la manipulación del producto, así como de conservación del producto, si fuera necesario..

2.- Producto: seguridad durante su fabricación, manejo y aplicación; las instrucciones de mezclado deben ser claras, fáciles de estandarizar y comprender, considerando que pueden ser seguidas por manos no expertas. Además, debe evitarse recomendar el uso de materias no disponibles en el kit, ya que no es posible controlar su calidad ni adecuacióna la legislación aplicable.

3.- Producto: identificación de las figuras de persona responsable y fabricante.

4.- Producto: Requisitos de etiquetado, consejos de utilización, dosieres de evaluación de seguridad  y Comunicación al Portal Europeo.5.- Producto: cosmetovigilancia y comunicación de efectos adversos graves

6.- Instalaciones- declaración responsable y Buenas Prácticas de Fabricación.

 

Si te ha gustado este artículo y quieres ampliar conocimientos, aquí tienes algunos de los artículos que hemos utilizado: