Exfoliación en cosmética natural, una ayuda para mejorar la salud de la piel

Cuando hablamos de exfoliación, tendemos a hacer una asociación mental inmediata con diferentes ideas. Se nos pueden venir a la mente frases como  “renovación celular”, “limpieza en profundidad”, “eliminación de células muertas” o “piel suave y lisa”. De hecho, estos conceptos son los que, además, quedarán totalmente integrados en cualquier persona que haya hecho uso alguna vez de un producto cosmético exfoliante, ya que sus efectos sobre la piel son inmediatos, y permiten hacer una imagen mental muy cercana a la propia realidad.

En este blog post vamos a adentrarnos un poco en el mundo de la exfoliación. Vamos a ver con detalle que quiere decir exfoliar, a valorar la importancia de utilizar productos exfoliantes en las rutinas de belleza, ver con detenimiento cuáles son los tipos de exfoliantes que podemos encontrar en el mercado,  y también vamos a aprender las características que debería de cumplir un producto cosmético exfoliante para cumplir con los objetivos durante su aplicación.

¿Qué quiere decir exfoliar?

Cuando se trata de cuidar nuestra piel, con frecuencia pensamos en la hidratación y la limpieza, pero no contemplamos por igual otras acciones que son también muy necesarias, como es la exfoliación.

La exfoliación es un proceso natural de la piel, mediante el cual se eliminan las células muertas del estrato córneo, formado por  las capas más externas de la epidermis. Esta exfoliación forma parte del proceso de renovación celular natural, que se lleva a cabo de manera fisiológica cada 21-28 días aproximadamente, dependiendo de cada caso en particular.

La exfoliación es un proceso natural de la piel, mediante el cual se eliminan las células muertas del estrato córneo, formado por  las capas más externas de la epidermis. Clic para tuitear

Cuando este proceso es insuficiente, bien debido a que los mecanismos biológicos de exfoliación se ven disminuidos, o a que hay un aumento en la velocidad de renovación celular, se pueden acumular sobre la piel capas de células muertas que no han podido desprenderse de forma adecuada, dando como resultado una piel con aspecto opaco, y con textura engrosada y rugosa. Cuando esto sucede, tal y como lo explica la Academia Americana de Dermatología, la exfoliación natural disminuye y el aspecto y calidad de la piel va empeorando, menguando también el proceso natural de regeneración dérmica.

Para evitar que esto pase, se pueden utilizar productos que simulan esta exfoliación natural, pero de una manera externa a la propia piel. Con ello reforzaremos la renovación celular, facilitando que las células de las capas más internas de la epidermis vayan avanzando hacia la capa más externa de la piel. El objetivo final será el de contribuir a una mejora en la barrera protectora y el de proporcionar un aspecto mucho más saludable, ya que además de retexturizar la piel, mejoramos su micro circulación. Para facilitar esta renovación celular de la piel (o turnover), se utilizan los productos exfoliantes. Digamos que, desde un punto de vista cosmético, es una forma fácil de mantener una piel sana a la vez que bonita.

Por tanto, mediante la exfoliación conseguiremos disminuir las células muertas acumuladas, adelgazando el estrato córneo,  y consiguiendo tener la piel en las mejores condiciones para que los tratamientos cosméticos puedan actuar, mejorando la absorción de sus componentes. La piel quedará más suave, y lisa y se ganará elasticidad, luminosidad y confort.

¿Con que frecuencia deben utilizarse los productos exfoliantes?

En cuestión de salud y belleza lo correcto es personalizar, ya que cada piel necesita unos cuidados propios. Para ello, lo mejor es consultar con un  especialista cosmético o con un dermatólogo. Como recomendación general, y considerando siempre que partimos de una piel sana, se puede aconsejar hacer una exfoliación corporal y facial cada diez días. Para las pieles más maduras (a partir de los 35 años)  una exfoliación semanal sería ideal, ya que todos los procesos biológicos van más lentos y de esta forma evitaremos tener una piel apagada, con apariencia envejecida y textura rugosa. Tal y como se ha comentado, la exfoliación se debería de llevar a cabo en todo el cuerpo y no sólo en el rostro, prestando especial atención en las zonas con pliegues y surcos dónde hay más engrosamiento de la piel, como pueden ser los codos, las manos, las rodillas, los tobillos y los talones. También son muy importantes las zonas con poros dilatados que son, además, las zonas dónde se tiende a acumular más suciedad, haciendo que estos poros sean más visibles. De hecho, la mejor manera de disminuir ópticamente el tamaño de los poros es precisamente mediante la exfoliación. En zonas más sensibles, dónde la piel es más fina (zona peri labial  y párpados) la exfoliación debe de evitarse o llevarla a cabo con mucho cuidado y con productos específicos para estas zonas.

Como recomendación general, y considerando siempre que partimos de una piel sana, se puede aconsejar hacer una exfoliación corporal y facial cada diez días. Clic para tuitear

La exfoliación cutánea  se podrá efectuar masajeando suavemente tanto con los dedos y/o con las manos, como con la ayuda de cepillos o guantes especiales. Normalmente utilizaremos el exfoliante bajo la ducha o bien en el lavabo, ya que en la mayoría de los casos se deberá de retirar el producto con agua tras la aplicación.

Tipos de exfoliantes e ingredientes que se suelen utilizar en su diseño

En el mercado podemos encontrar productos exfoliantes en diferentes formas. Veremos exfoliantes en emulsión, en geles acuosos u oleosos, y algunos con una base tensoactiva, más o menos espumosa. Además, dependiendo de los ingredientes que utilicemos, y del mecanismo de acción del activo exfoliante, la exfoliación puede ser de dos tipos.

Por un lado, podemos encontrar exfoliantes basados en procesos físicos (estos productos también se pueden denominar “scrubs”), dónde serán las partículas utilizadas en la matriz del producto cosmético las responsables de ayudar a desprender las células muertas de la epidermis. Para ello se utilizarán partículas que serán de diferentes tamaños, dependiendo del objetivo que queramos cumplir con el producto. Las partículas más finas harán una exfoliación más suave sobre la piel y se utilizaran para zonas más sensibles como el rostro. Las de tamaño superior producirán una exfoliación más intensa, reservándose para productos que vayan dirigidos a zonas muy engrosadas como codos o rodillas. También podemos encontrar en el mercado los preparados tipo “gommage”. Es este caso, el producto puede contener partículas exfoliantes o no, ya que la exfoliación se producirá mayoritariamente por roce y frotamiento sobre la piel, como si de una goma de borrar se tratara.

Por otro lado, encontraremos los exfoliantes químicos, también llamados “peelings”, cuyos activos exfoliantes no actuarán a nivel mecánico, sino que serán compuestos químicos y/o enzimáticos que activarán la renovación celular en las capas más internas de la epidermis. Como ejemplos de activos utilizados en los exfoliantes tipo peeling, encontramos el extracto de papaya y de piña (ricos en bromelina y papaína), o los alfahidroxiácidos (AHA).

La diferencia principal entre exfoliantes físicos y químicos (o peelings) es que los primeros actúan en las capas más superficiales de la epidermis y los segundos son capaces de penetrar a las capas más profundas de ésta, activando la regeneración celular y estimulando la producción de colágeno. Además, los peelings, dependiendo de su naturaleza y de la forma de aplicación,  contribuyen a la atenuación de arrugas y manchas. Al ser productos dónde es más difícil de controlar los efectos de los activos, es muy recomendable seguir las instrucciones de uso o bien aplicarlo bajo la supervisión de un profesional de la piel. En el caso concreto de los AHA’s una mala aplicación podría dañar la piel ya que se formulan a pH’s muy ácidos.

La diferencia principal entre exfoliantes físicos y químicos (o peelings) es que los primeros actúan en las capas más superficiales de la epidermis y los segundos son capaces de penetrar a las capas más profundas de ésta. Clic para tuitear

Las partículas exfoliantes que se pueden utilizar en cosmética natural  en productos de exfoliación físicos o scrubs pueden ser de diferente naturaleza:

  • Exfoliantes de origen mineral: sílicas, arcillas, arenas y sales.
  • Exfoliantes de origen vegetal: polvos de diferentes granulometrías de huesos de melocotón, albaricoque, oliva, cáscara de almendra, de avellana, micronizados de bambú, semillas de amapola, etc. También podemos encontrar microesferas de celulosa o de ceras vegetales de jojoba.
  • Exfoliantes de origen animal: micronizados de cáscaras de crustáceos o huevo.

En los últimos años, hemos visto como los fabricantes de exfoliantes más innovadores tratan de ofrecer una alternativa sostenible a los exfoliantes basados en plásticos (que se producen a partir de la mezcla de diferentes polímeros). Los exfoliantes plásticos, también conocidos como microbeads, microplastics  o microperlas (y que tienen tamaños iguales o inferiores a 5mm), se han utilizado tradicionalmente durante los últimos años en la industria cosmética ocasionando un problema de bioacumulación en la cadena alimentaria de los ecosistemas marinos.

Como respuesta a un problema global en relación al consumo de plásticos, muchos son los países que se han ido sumando a la prohibición de utilizar este tipo de exfoliantes en los productos cosméticos, es el caso, por ejemplo, de Estados Unidos, Canadá y el Reino unido. En Europa hay una creciente tendencia a dejar de utilizarlos pero hasta el 2022 no se hará efectiva la restricción, si es que finalmente se lleva a cabo.

Como alternativas sostenibles, los fabricantes de partículas exfoliantes proponen productos elaborados con materias primas que son biodegradables, y que en algunas ocasiones incluso desaparecen durante la aplicación, como es el caso de microperlas basadas en ceras naturales y azúcares como la celulosa o el almidón.

Como alternativas sostenibles, los fabricantes de partículas exfoliantes proponen productos elaborados con materias primas que son biodegradables. Clic para tuitear

¿Qué ingredientes debería de contener mi exfoliante natural?

A continuación os dejamos algunos tips de formulación que habría que tener en cuenta a la hora de diseñar un producto exfoliante:

  • Según la base que vayamos a utilizar (emulsión, base tensoactiva, gel acuoso u oleoso) deberemos de escoger un exfoliante físico que se pueda dispersar bien en la matriz cosmética y que no sea soluble en esta.
  • Para bases acuosas de poca viscosidad, con el fin de para evitar la sedimentación o flotación de las partículas exfoliantes, deberemos de añadir siempre un agente suspensor.
  • Si el producto que vamos a diseñar es un producto de eliminación con agua, deberíamos de incorporar un agente tensoactivo en una concentración suficiente para que ayude a la eliminación de las partículas exfoliantes.
  • Para los exfoliantes químicos o peelings se debe ajustar el pH final al pH de acción del activo.
  • Se aconseja utilizar algún ingrediente reengrasante o humectante en cualquier formulación exfoliante con el fin de bajar la irritabilidad durante la aplicación.

Para completar el post, os dejamos un ejemplo de exfoliante que hemos diseñado en nuestro laboratorio Muttulab. Se trata de un exfoliante mixto (mecánico y enzimático) donde hemos utilizado como base una emulsión fluida. Se trata de un producto de eliminación con agua tras una aplicación en forma de masaje durante 3-5 minutos.

Fórmula loción desmaquillante facial efecto terciopelo

Fase A

• Montanov 68 (Cetearyl Alcohol and Cetearyl Glucoside) 5.00 %
•  Massocare CCC (Caprylic/Capric  triglyceride) 6.00 %
•  Ac. de babasu (Orbignya Oleifera (Babassu) Seed Oil) 5.00 %
•  Tocobiol C (Tocopherol (mixed), β-sitosterol, Squalene) 0.10 %

Fase B

•  Agua (Aqua) Up to 100.00 %
•  Glicerina (Glycerin) 10.00 %
•  Goma Xantana (Xanthan Gum) 0.15%

Fase C

•  Extracto de papaya (Aqua, Glycerin, Carica Papaya Fruit Extract, Thymus Vulgaris Oil) 7.00 %

Fase D

•  Semillas de amapola BIO (Papaver Somniferum Seed) 2.00 %

Fase E

•  Sharomix 705 (Benzoic Acid, Sorbic Acid, Dehydroacetic Acid, Benzyl Alcohol) 1.00 %

Fase F

•  Aceite Esencial de naranjas dulces (Cymbopogon citratus Leaf Oil) 0.20%

Procedimiento

1. Mezclar bien la glicerina + goma xantana y añadir esta mezcla al agua previamente precalentada a 60ºC, dispersar bien bajo agitación mecánica durante 30 minutos hasta total dispersión.
2. Calentar la fase A y la fase B por separado a 70ºC.
3. Añadir la fase A sobre la fase B y homogenizar durante 1 minuto la mezcla.
4. Dejar enfriar hasta 40-45ºC bajo agitación lenta (150 rpm).
5. Ajustar el pH a 5.50 con ácido cítrico o ácido láctico.
6. Añadir la mezcla de la fase C, D, E y F progresivamente manteniendo la agitación.
7. Enfriar hasta temperatura ambiente manteniendo una agitación lenta.
8. Comprobar que el pH final es de 5.50 y si no es así terminar de ajustarlo.

Sólo nos queda recordaros que en nuestros cursos sobre cosmética natural podréis encontrar mucha información sobre diferentes ingredientes cosméticos. Además, muy pronto estará disponible un nuevo curso de formulación avanzada.

Si quieres poner en práctica la fórmula anterior, te será de gran utilidad nuestra calculadora de ingredientes. ¡Puedes descargarla en el siguiente enlace!

Escrito por María Cerdán. Tutora de Mentactiva.

Recursos

  1. La importancia de exfoliar la piel para un cutis perfecto | L’Oréal [Internet] [consultado 28 octubre 2019]. Disponible en: https://www.loreal-paris.es/tendencias/cuidados/por-que-exfoliar-piel
  2. Cómo exfoliar de forma segura en casa [Internet]. [consultado 20 octubre 2019]. Disponible en: https://www.aad.org/skin-care-secrets/safely-exfoliate-at-home
  3. Epstein WL, Maibach HI. Cell Renewal in Human Epidermis. Arch Dermatol. 1965; 92(4):462–8.
  4. Dubertret B, Rivier N. The renewal of the epidermis: A topological mechanism. Biophys J. 1997; 73(1):38–44.
  5. Grove GL, Kligman AM. Age-associated changes in human epidermal cell renewal. Journals Gerontol. 1983; 38(2):137–42.
  6. Hewitt H, Whittle S, Lopez S, Bailey E, Weaver S. Topical use of papaya in chronic skin ulcer therapy in Jamaica. West Indian Med J [Internet]. 2000 [consultado 29 octubre 2019]; 49(1):32–3. Disponible en http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/10786448
  7. Presence of microplastics and nanoplastics in food, with particular focus on seafood. EFSA J. 2016 Sep 22; 14(6).
  8. Microplastics – ECHA [Internet]. [consultado 20 octubre 2019]. Disponible en: https://echa.europa.eu/hot-topics/microplastics
  9. Commission E, Xv A. Call for evidence and information on the intentional uses of microplastic particles in products of any kind. Background document. 2019; 1(April):1–4.
  10. Reino Unido prohíbe el uso de microplásticos en cosméticos [Internet]. [consultado 20 octubre 2019]. Disponible en: https://www.nationalgeographic.com.es/naturaleza/actualidad/reino-unido-prohibe-uso-microplasticos-cosmeticos_12251