Fototoxicidad y fotoalergia en cosmética natural

Fototoxicidad

Algo que nos preocupa mucho cuando formulamos es la seguridad de nuestros productos, y en particular para los productos naturales. La posible fototoxicidad o fotoalergia de los componentes es un tema que siempre está de actualidad.

Pero, ¿a qué nos referimos cuando hablamos de fototoxicidad o fotoalergia?

La Fototoxicidad (o fotoirritación) se define como la capacidad de una substancia de dañar células vivas cuando es iluminada por el Sol (o radiación UV de otras fuentes). La respuesta de la piel es la irritación, similar a la producida por una quemadura solar. Cuando es producida por substancias de origen vegetal o plantas se suele denominar fitofotodermatitis.

La Fotosensibilidad (o fotosensibilización), por otro lado es la capacidad de las substancias de desarrollar hipersensibilización a la combinación de la aplicación del producto y la irradiación solar (o UV).

La diferencia radica en que las substancias fototóxicas son irritantes por ellas mismas (irritación primaria) y las fotosensibilizantes desencadenan una reacción alérgica (irritación secundaria). Son por tanto conceptos diferentes pero que se suelen utilizar indistintamente porque sus efectos visibles son los mismos: IRRITACIÓN Y ENROJECIMIENTO TRAS LA EXPOSICIÓN SOLAR.

Como siempre, la intensidad y gravedad del efecto variará de persona a persona y dependiendo de las condiciones de uso.

Aunque son conceptos diferentes, fototoxicidad y fotoalergia tienen efectos visibles comunes: irritación y enrojecimiento tras la exposición solar. Clic para tuitear

¿Qué tipos de productos producen este efecto?

Los ingredientes fotosensibles no son substancias irritantes per se, sino que el efecto se produce tras la irradiación UV. Se trata por tanto de un efecto cuántico, que tiene que ver con la excitación de los electrones de las moléculas.

Las substancias que tienen un anillo conjugado en su estructura, generalmente un anillo aromático, son susceptibles de ser estimuladas por el Sol. Utilizamos este efecto, por ejemplo, para desarrollar filtros solares que absorban la energía UV y no afecte a nuestras células. Sin embargo, si la excitación genera radicales libres o la liberación de otras moléculas irritantes, en lugar de efecto protector tenemos efecto irritante.

La @IFRAfragance (International Fragance Association) lleva años estudiando el alcance de la fototoxicidad y la fotoalergia producida por substancias aromáticas. Clic para tuitear

Como hemos comentado, aquellas substancias que tienen un anillo aromático en su estructura son susceptibles de mostrar este efecto, por tanto la International Fragance Association (IFRA) lleva años estudiando el alcance de la fototoxicidad y la fotoalergia producida por substancias aromáticas. En sus manuales indica para qué categorías de producto es necesario revisar el potencial fototóxico de las substancias aromáticas y cómo hacerlo. También enumera los componentes a tener en cuenta, tanto sintéticos como naturales. Entre las naturales, tenemos que tener especial atención con las furocumarinas o psoralenos, presentes principalmente en los aceites esenciales cítricos, pero también en otros. Según IFRA, los aceites esenciales fototóxicos son los siguientes:

  • Aceite de Raíz de Angélica
  • Aceite de Bergamota
  • Aceite de Naranja Amarga (por expresión)
  • Aceite de Comino
  • Aceite de Semilla de Uva (por expresión)
  • Aceite de Limón (por expresión)
  • Aceite de Lima (por expresión)
  • Aceite de Ruda
  • Aceite de Tagetes (aceite esencial y absoluto)
  • Aceite de Verbena
Fototoxicidad_furanocumarina

Y está prohibido su uso por este efecto los derivados de la hoja de higuera (Fig Leaf Absolute) y el Musk Ambrette.

El Aceite de Hipérico contiene Naftodiantronas unos compuestos aromáticos muy fotosensibles. Sus efectos fototóxicos aparecen tanto si se usa de forma tópica como oral.

¿Hay otros ingredientes naturales no aromáticos a tener en cuenta?

Existen otras substancias en la naturaleza capaces de producir fototoxicidad, fotoalergia o reacciones similares.

Las lactonas sesquiterpénicas presentes en las asteráceas (crisantemo, cártamo,…) no son fototóxicas per se, pero pueden desencadenar una dermatitis alérgica mediada por el Sol. En general solamente se desarrolla en personas que presenten una sensibilidad previa a estas plantas.

Los ácidos orgánicos y los exfoliantes químicos (ácido glicólico, alfa hidroxiácidos,…) no generan fototoxicidad en sí mismos, pero por su función estimulante de la renovación celular, en contacto con la radiación UV pueden generar pigmentación desigual y la aparición de manchas.

Los retinoides, son una familia de substancias compuestas por la vitamina A y sus derivados, presentes de forma natural en algunos productos vegetales. Son moléculas fotosensibles que se alteran y reaccionan en contacto con la radiación UV dando lugar a otros compuestos que pueden ser irritantes.

El ejemplo que siempre se cita cuando hablamos de aceites vegetales ricos en retinoides es el Aceite de Rosa Mosqueta, sin embargo su presencia es controvertida. Fue descrita por primera vez en un estudio de Pareja et al. en 1990. Sin embargo, estudios posteriores que se llevaron a cabo en el King’s College de Londres no los identificaron. Debido a este hecho, las diferentes escuelas consideran al aceite de Rosa Mosqueta fototóxico o no, dependiendo si aceptan los datos de Pareja o el King’s College. Sin embargo, por el principio de precaución, no se recomienda el uso de Aceite de Rosa Mosqueta para productos solares o claramente destinados a ser aplicados antes de la exposición solar.

Fototoxicidad_chica

Por último, algunas substancias colorantes cuentan con anillos aromáticos en sus estructuras, sobre todo los cálidos. Podemos mencionar el Rosa de Bengala o la Eosina como principales sospechosos de ser fototóxicos o fotosensibilizantes.

Siempre que una substancia tenga uno o varios anillos aromáticos en su estructura, tendremos que investigar si es fotosensible (se altera con la luz) y si puede generar reacciones de fototoxicidad o fotoalergia.

Siempre que una substancia tenga uno o varios anillos aromáticos en su estructura, tendremos que investigar si es fotosensible (se altera con la luz) y si puede generar reacciones de fototoxicidad o fotoalergia. Clic para tuitear

En nuestros cursos y formaciones online vemos apartados de la parte regulatoria cosmética. Un área fundamental si estás pensando emprender tu negocio de cosmética natural. Si quieres estar al día de las noticias del blog y las promociones, apúntate a la newsletter.

Recursos bibliográficos

1. IFRA standards
2. Sierra-Talamantes C, et al. Reacciones de fotosensibilidad de origen exógeno: Fototoxia y Fotoalergia. Enferm Dermatol. 2015; 9(26)
3. Tolleson WH, Cherng SH, Xia Q, et al. Photodecomposition and phototoxicity of natural retinoids. Int J Environ Res Public Health. 2005;2(1):147‐155.
4. Bolognia, Scheffer, Cerroni. Dermatología. Grupo Elsevier.
5. Epstein JH. Phototoxicity and photoallergy. Semin Cutan Med Surg. 1999;18(4):274‐284. doi:10.1016/s1085-5629(99)80026-1