Aceite esencial de lavanda: qué es y cómo utilizarlo en cosmética natural

aceite esencial de lavanda en cosmética natural

El aceite esencial de lavanda (Lavandula Officinalis Flower Oil) es uno de los más utilizados actualmente en cosmética natural. Los aceites esenciales (AE) son mezclas complejas de compuestos volátiles, ligeros y no grasos, que son producidos por el metabolismo de materias primas vegetales, es decir por plantas. Para que sean considerados como aceites esenciales, deben de ser destilables por agua o vapor, por procesos mecánicos e hidrodestilación.

Los aceites esenciales como el aceite esencial de lavanda, son productos químicos insolubles en agua, ligeramente solubles en ácido acético, y solubles en alcoholes, grasas, ceras y aceites vegetales. Este tipo de aceites contienen las sustancias que son responsables del aroma de las plantas, y que gozan de gran importancia en la industria cosmética, alimenticia y farmacéutica.

Desde el punto de vista farmacológico, y debido a la heterogeneidad de sus componentes, las propiedades de los aceites esenciales son muy variables. Algunas de las moléculas presentes en los aceites esenciales poseen gran interés terapéutico, y son muy utilizados en aromaterapia. Además, proporcionan efectos beneficiosos cuando se aplican sobre la piel, de ahí, que sean ampliamente incluidos en diferentes formulaciones de cosmética natural.

Los aceites esenciales como el aceite esencial de lavanda, son productos químicos insolubles en agua, ligeramente solubles en ácido acético, y solubles en alcoholes, grasas, ceras y aceites vegetales. Clic para tuitear

Desde el punto de vista toxicológico, los aceites esenciales son potencialmente tóxicos, ya que fácilmente puede darse una sobredosificación, incluso con aceites esenciales de plantas que en sí mismas son muy poco tóxicas. Además, algunos muestran una toxicidad específica por tener componentes que atraviesan la barrera hematoencefálica, afectando al sistema nervioso central, como ocurre con la tuyona, que abunda en las esencias de ajenjo, tuya y salvia. Así que tenemos que desechar la idea de que por ser materias primas de origen natural son totalmente inocuas.

El aceite esencial de lavanda es un ingrediente ampliamente utilizado en cosmética natural, y un compuesto muy significativo para la aromaterapia moderna. Debido a sus propiedades terapéuticas, su alta inocuidad, buena tolerancia y elevada eficacia, es un ingrediente indispensable en las estanterías de cualquier laboratorio dedicado a la formulación de cosmética natural.

El uso de la lavanda y del aceite esencial de lavanda, ha sido referido desde las antiguas civilizaciones hasta épocas barrocas y contemporáneas.  Los griegos solían emplearla como un perfume, los romanos hacían uso de ella en sus baños, en el antiguo Egipto era utilizada como un ingrediente del incienso y de diferentes perfumes,  y en la Edad Media era una de las plantas más valiosas para aromatizar los perfumes y los jabones.

Aceite esencial de lavanda

¿Cuáles son las características de la lavanda?

La lavanda, también conocida como lavanda común, lavanda verdadera o lavanda medicinal, es un arbusto que pertenece al género Lavandula, de la familia Lamiaceae. La lavanda también se puede denominar espliego, alhucema, cantueso, lavandín o lavándula. Sus flores se agrupan formando espigas, son de color morado y desprenden un olor intenso. La lavanda es originaria de la zona mediterránea, no obstante, la podemos encontrar cultivada en diferentes partes del mundo. Aunque los campos de lavanda de la zona de la Provenza francesa son los más fotografiados y admirados de Europa, en España también contamos con extensos cultivos dónde durante la época estival se pueden observar las llamativas floraciones de lavanda; estos cultivos se encuentran en los alrededores de la localidad de Brihuega, en la provincia de Guadalajara. Es precisamente de sus llamativas y aromáticas flores, de dónde se extrae el aceite esencial que se utiliza para las preparaciones cosméticas, tanto para aplicación tópica, como para la difusión.

La lavanda común se puede identificar científicamente como Lavandula angustifolia, como Lavandula officinalis, Lavandula vera o Lavandula espica, y su denominación INCI también puede ser diversa, pudiendo encontrarla en los listados de los cosméticos naturales como Lavandula angustifolia flower oil, Lavandula officinalis flower oil, Lavandula spica flower oil o Lavandula Hybrida oil, por poner algunos ejemplos.

La lavanda común se puede identificar científicamente como Lavandula angustifolia, como Lavandula officinalis, Lavandula vera o Lavandula espica, y su denominación INCI también puede ser diversa, pudiendo encontrarla en los listados… Clic para tuitear

Componentes del aceite esencial de lavanda y usos en cosmética natural

El aceite esencial de lavanda contiene derivados terpénicos, alcoholes terpénicos libres, alcanfor, cumarina, nerol, linalol, α-pineno, β-pineno, borneol, eucaliptol, limoneno, taninos, saponinas, además de ácidos capróico, cumarínico, glicólico, valérico, ursólico e isobutírico, y se utiliza para tratar diversas afecciones del Sistema Nervioso Central (SNC) tales como insomnio, ansiedad, epilepsia y para el tratamiento de quemaduras y enfermedades cutáneas, así como agente antimicrobiano. Además, es un potente cicatrizante y regenerador cutáneo, debido al alto contenido en taninos. Debido a su contenido en  ácido rosmarínico también tiene función antioxidante. Con respecto a su composición cualitativa y cuantitativa, el aceite esencial de lavanda es variable y depende del genotipo, ubicación de cultivo, condiciones climáticas, propagación y características morfológicas, contiene más de 300 compuestos químicos, de los cuales los componentes mayormente dominantes y que se encargan de ejercer las diferente acciones terapéuticas son el linalol, acetato de linalilo, terpinen-4-ol, acetato lavandulol, ocimeno y cineol.

Debido a sus propiedades terapéuticas y cosméticas, el aceite esencial de lavanda se utiliza en diferentes tipos de preparados. Algunos ejemplos de aplicaciones serían las siguientes: 

  • Calambres, contracturas, congestión y espasmos musculares, formando parte de cremas, aceites o geles corporales para masaje.
  • Estrés, ansiedad, agitación o insomnio, administrado en forma de espráis para almohada, como aceites corporales y/o faciales, o en jabones y productos para el baño. Sus propiedades aromáticas ayudan a inducir un estado de calma y relajación.
  • Acné, psoriasis, eccema, llagas, escaras, dermatitis, cuperosis, úlceras, como ingrediente sinérgico en el tratamientos de estos desequilibrios de la piel en cremas, lociones o jabones o limpiadores específicos (mejor siempre bajo prescripción profesional). En pieles grasas puede ayudar a restablecer el equilibrio de la piel.
  • Irritaciones e inflamaciones. Se puede aplicar en los pequeños cortes o zonas irritadas para bajar la inflamación. No se debe de aplicar puro,  siempre mezclado con un aceite de base.
  • Pediculosis o como anti mosquitos. Utilizarlo en zonas próximas al cuero cabelludo en preparaciones como lociones o aceites ha demostrado ejercer un efecto pediculicida, también como repelente natural de mosquitos siendo su eficacia superior a otros aceites esenciales como la citronela.

En las formulaciones dónde el aceite esencial de lavanda sea utilizado, especialmente en concentraciones altas,  hay que advertir que a pesar de ser un aceite bien tolerado, puede causar reacciones alérgicas, fotosensibilización y cambios en la pigmentación de la piel.

Ahora que sabemos algo más sobre el aceite esencial de lavanda, veamos cómo podemos utilizarlo en las diferentes preparaciones cosméticas.

Cómo utilizar el aceite esencial de lavanda en cosmética

La dosis habitual de uso es de entre el 0,1% al 5%, aunque se puede utilizar a dosis superiores según su aplicación final. Las dosis inferiores se utilizan con el objetivo de perfumar las preparaciones cosméticas, las dosis intermedias del 2,5% han demostrado ejercer ya un efecto terapéutico aunque si lo que queremos es centrar el foco de nuestro cosmético natural en las acciones del aceite esencial de lavanda utilizaremos dosis de hasta un 8-10%, por ejemplo, en los aceites corporales.

Para introducir el aceite esencial de lavanda en las formulaciones de cosmética natural tendremos que tener en cuenta algunas recomendaciones básicas de procedimiento, es esencial tenerlas presentes para asegurar su incorporación de una forma homogénea. Las recomendaciones de formulación son las siguientes.

  1. No calentarlo. El aceite esencial de lavanda, al igual que todos los aceites esenciales, debe de introducirse en la fórmula cuando esta ya esté en una temperatura aproximada de 35-40ºC. Si añadimos el aceite esencial de lavanda por encima de esta temperatura, podemos dañar los compuestos volátiles y disminuir su eficacia, además de que se puede ver modificado el olor y el color del aceite esencial por oxidación. En el caso de emulsiones fabricadas en caliente, la recomendación es la de añadirlo siempre en la etapa de enfriamiento, bajo agitación suave.
  2. En preparaciones en base a agua, deberemos de solubilizarlo para que se incorpore correctamente en la formulación. Tendremos que utilizar ingredientes solubilizantes en proporciones mayores a la concentración del aceite esencial.
Aceite esencial de lavanda en cosmética

Cómo puedo incorporar un aceite esencial en una preparación en base agua

Cómo se ha comentado, para incluir un AE en una fórmula en base agua, deberemos de utilizar un solubilizante.

Habitualmente, y cuando hablamos de dosis bajas de utilización (de entre el 0,1% y el 1%) los ratios aconsejables son de 1:2 (aceite esencial: solubilizante), aunque suele ser necesario utilizar ratios de hasta 1:4. Cabe comentar, que paara dosis mayores del 1% de solubilizante puede ser complicado poder solubilizar el aceite esencial sin que la apariencia de la solución acuosa se vea afectada,  ya que algunos de los solubilizantes pueden emulsionar el aceite dando un aspecto blanquecino a la solución y, por tanto, no efectuándose correctamente la solubilización, que debe de ser siempre transparente.

Para incorporar un AE en una fórmula en base agua utilizaremos (de entre el 0,1% y el 1%) los ratios aconsejables son de 1:2 (aceite esencial: solubilizante), aunque suele ser necesario utilizar ratios de hasta 1:4 dependiendo de la… Clic para tuitear

Para mejorar las estrategias de solubilización de aceites esenciales, es importante contemplar la posibilidad de combinar más de un ingrediente solubilizante o dispersante, con ello se ejerce un efecto sinérgico sobre la solubilización.

Algunos de los solubilizantes que se pueden utilizar en cosmética natural son los siguientes: Polyglyceryl-4 Caprate; Cocoyl Proline; Polyglyceryl-10 Caprylate/Caprate; Aqua, Glucose, Apeseed Acid; Sulfated Castor Oil; Polyglyceryl-10 Laurate, Aqua, Citric Acid.

Otra estrategia para aumentar la solubilización del aceite esencial de lavanda, es la de añadir una proporción de alcohol, glicerol (glicerina), o de algún diol como el pentilenglicol o el propanediol, esto puede ser muy útil, aunque dependerá de la concentración del aceite esencial y de otros compuestos de la formulación.

Otra estrategia para aumentar la solubilización del aceite esencial de lavanda, es la de añadir una proporción de alcohol, glicerol (glicerina), o de algún diol como el pentilenglicol o el propanediol. Clic para tuitear

Cuando la base sea tensoactiva, es decir, en preparaciones como geles de baño o champús para la higiene personal, mezclar el aceite esencial con los tensoactivos también puede ayudar mucho en la solubilización, y a disminuir la concentración de solubilizante utilizado en las fórmulas.

Si necesitas saber más sobre tensoactivos, no te pierdas nuestro artículo Tensioactivos en cosmética natural que habla en profundidad sobre el tema.

Otras recomendaciones en el uso de aceite esencial de lavanda en cosmética natural

  • Las preparaciones más sencillas serán la que son en base aceite, ya que el aceite esencial de lavanda es soluble en este tipo de ingredientes. No obstante, tenemos que asegurar la protección del mismo con la utilización de antioxidantes en concentraciones acordes a la composición de la mezcla. Nosotras recomendamos siempre utilizar la mezcla de tocoferoles. Si quieres saber más sobre tipos de aceites que puedes utilizar en cosmética natural, puedes leer nuestro post sobre aceites vegetales.
  • Siempre es recomendable proteger los aceites esenciales de la luz, por tanto, y mientras no es utilizado, lo recomendable es guardar el aceite esencial de lavanda en un lugar fresco, bien cerrado y protegido de la luz. Se suelen utilizar envases de cristal topacio para su protección.
  • Si queréis utilizar un aceite de lavanda de calidad en vuestras formulaciones, este debería de estar quimiotipado (AEQT). El aceite esencial quimiotipado es aquel aceite esencial procedente de una destilación íntegra de plantas botánicamente identificadas y recolectadas en el momento adecuado. Las plantas aromáticas destiladas pueden haber sido cultivadas o recolectadas en estado salvaje. Los componentes bioquímicos del aceite esencial se conocen y responden al perfil cualitativo deseado. Así pues, que tu aceite esencial de lavanda sea AEQT, y mejor si es con certificación ecológica y/o orgánica.
  • Finalmente, y debido a su compleja composición, hay que tener en cuenta que el aceite esencial de lavanda puede modificar las propiedades físico-químicas de las preparaciones cosméticas afectando a su estabilidad, por tanto, puede ser necesario tener que modificar algunas proporciones de los ingredientes utilizados en la formulación con tal de mantener ciertos parámetros como la viscosidad, que podría verse afectada. Esto ocurre especialmente en formulaciones con base a tensoactivos como geles de baño o champús, por eso no se aconseja utilizar el aceite esencial de lavanda en proporciones muy elevadas en este tipo de aplicaciones. Si deseas saber más sobre estabilidad, puedes hacerlo a través del curso de certificación en estabilidad cosmética que está disponible en la nuestra escuela.
Si queréis utilizar un aceite de lavanda de calidad en vuestras formulaciones, este debería de estar quimiotipado (AEQT). Clic para tuitear

A continuación os dejamos un ejemplo de fórmula dónde se ha utilizado el aceite esencial de lavanda por sus propiedades aromaterapéuticas.

Fórmula: roll-on Stress-free para sienes y muñecas

Fase A
  • Aceite de almendras dulces (Prunus Amygdalus Dulcis Oil) 91,50 %
  • Aceite esencial de lavanda AEQT (Lavandula angustifolia flower oil) 5,00 %
  • Aceite esencial de mejorana AEQT (Origanum majorana leaf oil) 2,00 %
  • Aceite esencial de menta piperita AEQT (Mentha piperita oil) 1,00 %
  • Tocopherol (Tocopherol) 0,50 %

Nota: esta formulación es experimental y puede requerir ajustes para su fabricación final.

Procedimiento de elaboración:
  1. Añadir todos los ingredientes de la fase A sobre el aceite de almendras dulces de forma progresiva y siguiendo el orden, manteniendo una agitación suave (100 rpm).
  2. Mantener la agitación durante al menos 15 minutos para asegurar una mezcla totalmente homogénea.
  3. Envasar en envase opaco, con aplicador roll-on.

Os recuerdo que si necesitáis ampliar conocimientos sobre formulación natural, podéis echarle un vistazo a nuestros cursos de formulación cosmética. Os recordamos que, además, desde Mentactiva os ofrecemos un servicio de consultoría personalizada, tanto para nuevos proyectos como para proyectos que ya estén en marcha. También contamos con Muttulab, un laboratorio homologado para que puedas emprender es cosmética natural.

Recursos bibliográficos:
  1. Martínez A. Universidad de Antioquia aceites esenciales. 2001.
  2. CosIng – Cosmetics – GROWTH – European Commission [Internet]. [consultado 10 marzo 2020]. Disponible en: https://ec.europa.eu/growth/tools-databases/cosing/index.cfm?fuseaction=search.results
  3. Aceite esencial Lavanda -BIO | Certificados BIO | Aceites esenciales | Pranarôm [Internet]. [consultado 10 marzo 2020]. Disponible en: https://www.pranarom.com/es/nuestros-productos/aceites-esenciales/aceite-esencial-lavanda-bio-10-ml/ref-2449
  4. Gómez M, Tellez DM, Grisales M. Evaluación de la eficacia de los extractos naturales de citronella (Cymbopogoncitratus), a albahaca (Ocimumbasilicum) y  lavanda (Lavandula spp.) como repelente natural contra mosquitos adultos de la especie Aedes Aegypti. 2015 Oct 27.
  5. Fitoaromaterapia como complemento para mejorar la salud laboral [Internet]. [consultado 10 marzo 2020]. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1028-47962011000300008
  6. Ulbricht C, Basch E, Foppa I, Liebowitz R, Nelson J, Smith M, et al. Monograph from natural standard Lavender (Lavandula angustifolia Miller). J Herb Pharmacother [Internet]. 2004 [consultado 13 marzo 2020];4(2). Disponible en: http://www.haworthpress.com
  7. Pablo Baz, María Ortiz. (Mayo 2007). Aromaterapia. Salud Integral. Farmacia espacio de Salud, Vol. 21, Núm.5, 1,2. Revisado el: 22 de Enero 2017.
  8. Comprar aceites esenciales quimiotipados AEQT [Internet]. [consultado 12 marzo 2020]. Disponible en: https://www.farmacia.bio/info/atributos-calidad/aeqt/

Escrito por María Cerdán. Tutora de Mentactiva.